scorecardresearch

¡Auxilio! Cipriano necesita más comida

J. Monroy
-

No cesa la necesidad. A la espera de que haya más trabajo, Cipriano sigue con sus repartos, ahora solo los miércoles por la mañana, porque se necesitan más donaciones

¡Auxilio! Cipriano necesita más comida

Desde que cumplió los cincuenta, Juana no encuentra un empleo. «Me canso de buscar trabajo y cuando digo mi edad se echan para atrás y nadie me quiere dármelo, por más trabajo que busco en casas de familias o en cualquier cosa, a los 57 años me dicen que estoy demasiado vieja», explica. Así que las cuatro personas que son en casa tienen que subsistir con la pensión de su marido. Juana y su hija eran este miércoles por la mañana las primeras en la cola del hambre de Cipriano. «Me he visto en la necesidad de venir a buscar comida, porque con todo caro, y la pobre pensión que cobra mi marido, no da para nada», explicaba. Así que Cipriano y su voluntarios son su única salvación, «porque si no, no llegamos nunca a final de mes». Suelen acudir desde hace un año una vez cada treinta días, no quieren abusar, «para que haya para todos». Legaron de Pulgar muy temprano y tuvieron que esperar casi dos horas. Aún así, se lamenta, «a ver si se arregla todo esto, porque los pobres siempre estamos comiendo macarrones o lentejas, no salimos de ahí, a una pescadería ya no podemos ir, y si no comemos pollo, ya no comemos ninguna otra carne».

Encarnación había llegado algo después y hacía cola pacientemente, a pesar de su esguince, sobre una pierna y dos muletas. Son tres en casa, incluido su hijo de cuatro años, y no hay forma de encontrar un empleo. Una vez al mes, Encarnación va a recoger comida al Socorro de los Pobres porque «la situación está cada vez peor, ahora mismo estoy en paro y no hay forma». Ella no nota la subida de contratación, a pesar de buscar trabajo «en lo que salga, camarera o limpieza, lo que salga, no hay trabajo». De ahí su convicción de que las empresas deberían ayudar más a Cipriano y las demás ONG, «que colaboren más en donar alimentos».

El mismo ruego hace en realidad Cipriano González, 'el Amigo de los Pobres' y sus voluntarios del Socorro de los Pobres de Toledo. Se estará creando empleo, «pero ya ven ustedes que la cosa no mejora, hay muchísima gente que no trabaja y aquí lo vemos bien clarito esta mañana; todas las semanas hacemos un reparto al que viene muchísima gente».

Donantes. Mientras se producía el reparto, llegaba un camión de leche de García Lozoya. Cipriano agradece sus aportaciones a donantes como De la Viuda, Soliss y Caja Rural. Pero hace falta más, hay muchas necesidades, «la gente está mal, hace falta trabajo, muchas cosas más, pero sobre todo trabajo, tienen que trabajar para llevar el pan a sus hijos».

Un día como este miércoles, Cipriano y sus voluntarios repartieron cacao, leche, aceite, arroz, judías, garbanzos, lentejas, macarrones y tomate, «gracias a todos los que se dignan a traer cosas aquí». Con esos alimentos y galletas para los niños, Cipriano se conforma. Pero hace falta que llegue más comida.

De cara a los próximos meses, se necesitará más comida energética. De momento, lo que Cipriano no quiere tocar es la ropa. Y se está pensando lo de los juguetes para los más pequeños en navidades. Según está todo, tendrá que ser en cajas cerradas, bien embalados, con la edad bien marcada. El próximo reparto será el próximo miércoles por la mañana, único día en que hoy se hacen entregas, dadas las necesidades.