scorecardresearch

España calcula 280.000 nuevos casos de cáncer

EFE
-

A pesar de la COVID, el cáncer fue la segunda causa de muerte en 2020; estuvo detrás del 22,8 % de los fallecimientos, solo superado por las enfermedades del sistema circulatorio (24,3 %)

Una señora con ayuda de una enfermera se hace una mamografía - Foto: Eduardo Briones Europa Press

La incidencia del cáncer experimentará este año un ligero aumento respecto a 2021 con 280.101 nuevos casos diagnosticados, según los cálculos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), que avisa que esta estimación no incluye el impacto que haya podido tener la pandemia.

El informe Las cifras del cáncer en España, presentado este martes por la SEOM y la Red Española de Registros de Cáncer (Redecan) en la antesala del Día Mundial del Cáncer, que se celebra el viernes, prevé que en 2040 la incidencia llegue a los 340.000 casos, lo que supone un aumento del 21,74 % de las previstas para este año.

Los cánceres más frecuentemente diagnosticados en 2022 serán los de colon y recto (43.370), mama (34.750), pulmón (30.948), próstata (30.884) y vejiga urinaria (22.295) y, muy por detrás, linfomas no hodgkinianos (9.514), páncreas (9.252), riñón (8.078), cavidad oral y faringe (7.779), estómago (6.913), cuerpo uterino (6.773) e hígado (6.604).

Y aparecerán más en hombres: 160.066 tumores se darán en ellos: sobre todo, de próstata, con 30.884, colon y recto (26.862), pulmón (22.316) y vejiga urinaria (17.992)- frente a los 120.035 de las mujeres, que padecerán más los de mama (34.750) y los de colon y recto (16.508).

No obstante, el informe vuelve a poner el acento en el cáncer de pulmón en mujeres: con 8.632 casos estimados, se mantiene como el tercer tumor más incidente debido al aumento del consumo de tabaco a partir de los años 70.

 

Entre un 10% y un 20% de déficit de diagnósticos en 2020 

En total, 280.101 se prevé que sean los nuevos casos de cáncer, frente a los 276.239 calculados en 2021, si bien estas estimaciones están realizadas sin tener en cuenta el impacto de la pandemia, porque se realizan a partir de proyecciones realizadas con datos de años anteriores, y ya los de 2020, cuando estalló la crisis de la covid, "muy probablemente no se correspondieron con la que finalmente fue la realidad".

Por ejemplo, y aunque ahora ya se han recuperado "a pleno rendimiento", según ha apuntado en rueda de prensa el presidente de Redecan, Jaume Galcerán, los programas de cribado de cáncer se vieron afectados, con lo que el número de cánceres colorrectales y de mama finalmente diagnosticados en 2020 fueron menores a lo esperado.

Tampoco está claro cómo el coronavirus ha afectado al número de diagnósticos de 2021 y cómo afectará al 2022. En todo caso, ha garantizado que todo ello "puede alterar un poquito, pero no demasiado, los resultados".

Lo que sí tienen calculado es el déficit de diagnósticos que trajo consigo el primer año: se detectaron entre un 10 % y un 20 % menos de "los que de manera habitual se hubieran diagnosticado", pero la cifra final no se podrá conocer hasta que no estén listos todos los registros.

"Fue complicado en la primera ola de marzo a junio de 2020, pero luego hemos recuperado", ha abundado la presidenta de la SEOM, Enriqueta Felip, que ha puesto el acento en la importancia de la prevención.

Para medir los estragos de la covid en el paciente oncológico, la SEOM ha propuesto al grupo de trabajo creado con Asociación Española contra el Cáncer (AECC), la Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP), la Sociedad Española de Enfermería Oncológica (SEEO), la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) y la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) realizar un nuevo estudio con datos multihospitalarios que den una idea de la magnitud.

 

La edad, un factor de riesgo 

La edad es uno de los principales factores de riesgo asociados a esta enfermedad, sobre todo a partir de los 50 años: 166.127 casos se detectarán a mayores de 65 años, 98.033 a personas de entre 45 y 64, y 15.940 a menores de esa franja.

Desde el nacimiento hasta los 80 años, los hombres tienen un riesgo de desarrollar cáncer de un 40,9 % y las mujeres de un 27,6 %. A los 85 años, estos valores son de un 48,6 % y de un 32,2 % en las mujeres.

Pero también el tabaco, el alcohol -la combinación de estos dos factores dispara por 30 el riesgo de desarrollar carcinomas orales, de orofaringe o de esófago-, el sedentarismo y la dieta inadecuada lo son: una de cada tres muertes por cáncer en Europa se deben a estos factores evitables.

A pesar de la covid, el cáncer fue la segunda causa de muerte en 2020: estuvo detrás del 22,8 % de los fallecimientos, solo superado por las enfermedades del sistema circulatorio (24,3 %). Los más mortales, los de pulmón, páncreas, mama y próstata.

Con todo, se calcula que la mortalidad se incrementará de los más de 113.000 casos de 2020 a más de 160.000 en 2040, si bien la cifra ha ido cayendo en las últimas décadas, lo que refleja la mejora en la supervivencia de los pacientes.

De hecho, se estima que se ha duplicado en los últimos 40 años y es probable que, aunque lentamente, continúe aumentando en los próximos años por el desarrollo y aplicación de nuevas terapias como por los programas de diagnóstico precoz.

El estudio analiza la supervivencia neta a cinco años en el período 2008-2013; en los hombres, la supervivencia neta estandarizada por edad fue del 90 % en los cánceres de próstata y testículo, y de un 86 % en el de tiroides, pero del 7 % en páncreas, del 12 % en pulmón, del 13 % en esófago y del 18 % en hígado.

Mientras, en mujeres, el cáncer de tiroides tuvo una supervivencia neta del 93 %, el melanoma cutáneo del 89 % y el cáncer de mama del 86 %. El de páncreas fue del 10 %, los de hígado y esófago del 16 % y el de pulmón del 18 %.

 

La revolución de la medicina de precisión 

"En los últimos años, hemos vivido una auténtica revolución en la oncología de la mano de la Medicina de Precisión gracias a un conocimiento "cada vez más profundo de la biología del cáncer, mediante la identificación de biomarcadores", que permiten "subdividir y clasificar los tumores, así como seleccionar los tratamientos más eficaces y más seguros para los pacientes", ha explicado Felip.

Desde el Ministerio de Sanidad ya están trabajando junto con las comunidades, las sociedades científicas y el Instituto de Salud Carlos III en la concreción y actualización de la cartera de servicios del área de genética para adaptarla a los retos actuales y futuros de la medicina de precisión y garantizar un acceso más homogéneo.

El grupo de expertos está elaborando el correspondiente catálogo, incluyendo el área de los biomarcadores oncológicos, una noticia "muy buena" para la SEOM, porque "la prestación de los biomacardores oncológicos en el Sistema Nacional de Salud de forma equitativa es fundamental ante el aumento de casos de cáncer".