scorecardresearch

Triangulación de móviles y un perfil del asesino de Lorenzo

F. J. R.
-

La Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta de Madrid lleva toda la investigación, que afronta su etapa más crítica. Trabajan con los datos de la triangulación de móviles en la zona del crimen y buscan un perfil muy determinado

Triangulación de móviles y un perfil del asesino de Lorenzo - Foto: Yolanda Lancha

La investigación del conocido como crimen de Halloween en Toledo se encuentra en un momento crítico de cara a poder dar de una vez con el asesino del joven Lorenzo o que el trabajo policial quede en vía muerta nueve meses después de este salvaje homicidio en el Parque Lineal del Polígono.

Hace semanas que los investigadores del caso cuentan con una herramienta que se antoja determinante para esclarecer el crimen. Se trata de los resultados de la triangulación del teléfonos móviles en la zona y momento del asesinato.

Este método permite saber dónde se encuentra un determinado teléfono móvil consultando a qué antena se encuentra conectado en un determinado instante. El operador puede llegar a saber lo bien o mal que recibía la señal de esa antena y, comprobando las señales con otras antenas, puede realizarse una triangulación de la posición, determinándola con mayor precisión.

La triangulación de móviles ha sido clave en múltiples casos en los últimos años, como por ejemplo en el de la joven de la localidad catalana de Igualada que fue violada en la misma noche del 31 de octubre de 2021 que ocurrió el asesinato del joven Lorenzo.

En el caso de Igualada, los investigadores tardaron tiempo en lograr una pista que les llevara al culpable, pero finalmente su teléfono móvil lo delató y posteriores seguimientos e imágenes de cámaras de seguridad terminaron con su detención y entrada en prisión. Ahora, la Policía Nacional espera tener los mismos resultados, pero la labor está resultando incluso más complicada.

La Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta  (UDEV) de Madrid lleva toda la investigación con sumo celo. La comisaría de Toledo está al margen de las pesquisas, hasta el punto que son los propios agentes de Madrid los que se desplazan a la ciudad para llevar a cabo el trabajo de campo.

Se ha vuelto a tomar declaración a algunos testigos de lo ocurrido esa noche y, según ha tenido acceso este periódico, la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta está cribando la ciudad con un posible perfil del asesino que va más allá de su mera descripción física.

El asesinato del joven de 21 años  Lorenzo Pompiliu Cazacu ocurrió en la madrugada del pasado 31 de octubre. La víctima caminaba en compañía de un amigo por el Parque Lineal del Polígono cuando fueron abordados por un hombre de entre 170-175 centímetros de estatura y complexión delgada, que vestía con ropa oscura (azul o negra) y se cubría el rostro con una máscara «tipo calavera» llevando en una de sus manos un «machete de grandes dimensiones».

Tras exigir a los jóvenes que le dieran todo lo que llevaban encima, Loren le entregó un billete de 10 euros y, tras preguntar al atracador de cuánto era, trató de cogerlo, momento en el que el asesino le asestó un salvaje machetazo en el cuello que acabó con su vida.

El enmascarado trató de propinar otro tajo al acompañante de Lorenzo, pero falló (solo le hirió levemente en la oreja) y se dio a la fuga dejando los diez euros en el suelo. Posteriormente, unos jóvenes menores de edad afirmaron ante la Policía que esa misma noche, pero minutos antes del crimen, se habían encontrado con un tipo de idéntica descripción, pero precisando que la máscara era de la película 'Viernes 13', tipo portero de hockey.

Ese individuo también les amenazó con un machete. Se lo encontraron en el aparcamiento y los alrededores de los conocidos como 'Pisos Negros' del Polígono, la promoción de 148 viviendas públicas de Gicaman en la calle Río Yedra 8. Los investigadores no tienen dudas de que se trata de la misma persona que asesinó a Lorenzo. El trabajo policial, con la triangulación de los móviles y el perfil del sospechoso, entra ahora en una fase crucial.