El arte de un cincel atronador

M.G
-

Cinco artistas de distintos países muestran su talento y creatividad esculpiendo con motosierra. Las esculturas se ubicarán en distintos enclaves de la ciudad en unos meses

La mañana no invitaba a pararse en la Plaza del Ayuntamiento con la intermitente y constante lluvia de un cielo demasiado encapotado, pero el ruido de motores tan característico que se escuchaba a lo lejos sí causó mucha curiosidad en los turistas y los toledanos que se encontraban cerca de allí y se animaron a acercarse para ver qué ocurría. La sorpresa para muchos fue difícil de enmascarar y prueba de ello es que quienes tuvieron la oportunidad de disfrutar observando a cinco artistas plásticos armados con motosierras en su ‘lucha’ contra los troncos de pino de gran tamaño aguardaron con paciencia y con sus paraguas abiertos para contemplar esas esculturas que se escapan al cincel.
Los troncos perdían su forma con rapidez para insinuar el proyecto de cada uno de los artistas que estuvieron horas mondando la madera para convertir los enormes troncos en vistosas esculturas, que se colocarán dentro de unos meses en distintos puntos de la ciudad una vez que la Escuela Taller realice el tratamiento previo para que puedan conservarse en buen estado.
Las cinco creaciones llamaban la atención, pero quizá la de la mujer embarazada destacaba quizá por lo llamativo de la figura y de sus formas angulosas. Los escultores mostraron su dificultad para modelar la madera con una motosierra, ya que exige mucha pericia y una constante lucha para evitar cortes profundos. A estas dificultades también hay que añadir el ensordecedor sonido de estas herramientas que no suelen vincularse al ámbito artístico.
El arte de un cincel atronadorEl arte de un cincel atronador - Foto: Yolanda Redondo Los artistas plásticos  -dos españoles, un argentino, un rumano y un búlgaro- recibieron también la visita de algunos concejales, entre ellos, el de Cultura, Teo García, muy safisfecho con la vuelta de estas jornadas que nacieron de la mano del encuentro cultural de artistas Nexo en 2006, pero tres años después se interrumpió a pesar de su buena acogida.  
«Hasta ahora hemos demostrado que en Toledo todo es posible siempre confluya el interés con el de las organizaciones», apuntó García. En este caso, señaló la importancia «del mecenazgo» en una convocatoria artística de estas características a pesar de que el Ayuntamiento haya respaldado estas jornadas colaborando con su difusión y con un aportación de 1.500 euros.
El organizador del evento, que ha corrido a cargo del artista Juan Giordano, quiere ir más allá y hace unos días lanzó una propuesta para que Toledo acoja un simposio internacional de escultura con motosierra durante varios días. En principio,  aún es pronto para conocer si saldrá adelante, pero el concejal está dispuesto a escuchar la iniciativa por si termina cuajando en el calendario el próximo año.
Además, García resaltó el hecho de que los troncos de madera que se utilizaron ayer proceden del reciclaje y de derrumbes, ya que los artistas están muy concienciados con la preservación del medio ambiente.