scorecardresearch

El reciclaje podría reforzarse con puntos móviles

M.G
-

El Ayuntamiento obliga en el contrato a disponer de dos vehículos para ofrecer el servicio a vecinos «con dificultades de acceso».

Es frecuente encontrarse con bolsas de basura en el Casco en algunos puntos a deshoras. - Foto: Yolanda Lancha

Si el Casco ya se presenta complicado para contar con un servicio eficaz en la recogida de residuos por su complicada morfología, su alta densidad turística y su inmenso patrimonio, el reciclaje es una tarea hasta la fecha de ciencia ficción, por los inconvenientes  de ubicar contenedores en una zona  histórica. Sin embargo, la idea del equipo de Gobierno es reforzar este servicio y ya avanzó hace más de un año que no renunciaría a la recogida selectiva de residuos, pero optaría porque fueran las licitadoras las que ofrecieran las propuestas.

Y así ha quedado reflejado también en el pliego de condiciones del futuro contrato, que despacha   el servicio de recogida selectiva en el Casco con una única frase que no dice nada, salvo «que se tendrá en cuenta lo establecido para la recogida selectiva en el resto de la ciudad». Por tanto, serán las licitadoras las que tengan que echar mano de propuestas novedosas, sistemas adoptados en otras ciudades o fórmulas que puedan funcionar en la zona histórica de la ciudad y cumplan con la demanda vecinal tan esperada desde hace años.

De momento, el Casco únicamente cuenta con dos islas soterradas, con dos contenedores de papel/cartón, dos de vidrio y otros  dos de envases, con lo que las licitadoras parten prácticamente de cero. Desde el Ayuntamiento consideran que se necesita una solución técnica y lo lógico es que sean las empresas especializadas que quieran optar al contrato las que planteen las soluciones.

La recogida de basura en el Casco es muy compleja en relación al resto de la ciudad. La recogida de basura en el Casco es muy compleja en relación al resto de la ciudad. - Foto: Yolanda LanchaLo único que sí avanza el pliego de condiciones es la posibilidad de instalar puntos limpios móviles, aunque no determina las áreas de la ciudad. Simplemente, completan la oferta junto a los dos puntos limpios fijos, actualmente ubicados en el Polígono industrial y en el Paseo de San Eugenio.

En principio, se establece que el adjudicatario ponga en marcha y a disposición del Ayuntamiento un servicio con dos puntos limpios móviles, es decir, dos vehículos especiales «con caja adecuada donde se ubican los distintos contenedores para depositar los residuos», que se desplazará «periódicamente, aunque no se establecen frecuencias, «por los distintos barrios de la ciudad según rutas que se establezcan con el fin de acercar el servicio de punto limpio a los vecinos con dificultades de acceso».

En este caso, el Casco parte como la zona con mayor necesidad de reciclar, con lo que es posible que este servicio ayudará a reciclar a sus residentes aunque fuera insuficiente, dado que la población supera los 10.000 habitantes,  pero, en todo caso, serán las licitadoras las que desarrollen la mejor manera posible para mantener un servicio de recogida selectiva.

Por otro lado, lo que sí se determina en el nuevo contrato que el Casco Histórico queda excluido del programa piloto para la recogida de biorresiduos, la famosa ‘quinta fracción’, que entrará en servicio durante el segundo año del contrato, y exige un año de pruebas en centros de alta capacidad.

Por otro lado, la limpieza de las papeleras también requerirá un mantenimiento integral». En estos momentos permanecen instaladas 1.320, de dos modelos, y por toda la ciudad. El servicio tendrá un carácter diario y los operarios que se dediquen a ello  tendrán que disponer de las herramientas necesarias para repararlas cuando sea necesario. En este apartado la letra pequeña subraya «que en el Casco Histórico se tendrá especial precaución en la prestación del servicio».