El PP busca consenso para modificar los valores catastrales

M.G
-

Presenta una moción para que el Ayuntamiento solicite una nueva ponencia de valores más acorde. También propone medidas para mejorar la economía familiar e incentivar la actividad empresarial

El PP busca consenso para modificar los valores catastrales

El Grupo Municipal Popular continúa muy decepcionado con el proyecto de ordenanzas fiscales que se elevará al Pleno de mañana. Mantiene su negativa a respaldar un proyecto que desde estas filas se califica «de fraude absoluto» y esconde, entre otras cosas, una subida de impuestos a pesar de que el equipo de Gobierno municipal intente enmascararlo aludiendo a la congelación de algunas tasas y a una rebaja de dos euros en el impuesto de vehículos. Al respecto, Claudia Alonso ilustra la situación con cifras, ya que una familia de cuatro miembros tendrá que soportar «un incremento de más de 70 euros» si el PSOElogra sacar adelante las ordenanzas fiscales.
El Grupo Municipal Popular no da por perdida esta partida y planteará en el Pleno de pasado mañana dos mociones orientadas a la rebaja de impuestos y otras medidas «que ayuden a las familias». Por tanto, la portavoz anuncia que propondrán  una revisión de la ponencia de valores para que el IBIsea más justo y barato, puesto que las referencias actuales se toman en base a unos valores catastrales excesivos que proceden de los años de la burbuja económica. Además, este grupo espera el respaldo unánime del resto de grupos municipales para que el Ayuntamiento la solicite en breve.
Por otra parte, este grupo también pedirá la puesta en marcha «de medidas reales» para que todos los grupos  trabajen con el objetivo «de ayudar a las familias». En principio, será necesario negociar las posibles rebajas, pero Alonso adelanta la posibilidad de abaratar el precio de las guarderías, bonificaciones en la tarjeta del autobús, una reforma de la ORA, sobre todo, en zonas comerciales como estrategia para potenciar la actividad económica.
Además, Alonso  señala otras iniciativas encaminadas a evitar el despoblamiento en el Casco, y a evitar «que huyan las empresas y las personas» porque Toledo continúe siendo «la tercera ciudad» que más impuestos paga, por detrás de Madrid y Barcelona. Alonso no entiende por qué el Ayuntamiento de Toledo no se ha volcado para conseguir salir de los puestos de cabeza de este ranking y considera que ha perdido una buena oportunidad con el proyecto de ordenanzas fiscales. La portavoz aconseja al equipo de Gobierno que tome nota de las políticas del actual alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, que está tomando «medidas de estímulo económico» y ya ha asumido «una bajada del IBI».
Por contra, Toledo continúa «subiendo los impuestos», con lo que repercute directamente en la economía familiar. Alonso deja claro que en el pago de impuestos «la media española se sitúa en 300 euros anuales» mientras Toledo mantiene la presión fiscal «en 590 euros al año». La portavoz alerta de la situación y lanza un recado al equipo de Gobierno actual, puesto que  se avecina «una nueva crisis económica y Toledo no puede quedarse colgada».
Por último, el Grupo Municipal Popular lleva días intentando desmontar esa bajada de impuestos de la que habla el PSOE. Alonso insiste en que se quiere disfrazar la realidad aludiendo a la congelación de las tarifas del autobús y de otras tasas, pero mantiene que en líneas generales los impuestos y tasas suben conforme al IPC y el proyecto que se quiere aprobar no aligera la carga impositiva.