'Queremos saber la verdad' presenta 38 alegaciones al parque

J.S.
-

El colectivo entrega un documento de noventa páginas en el Registro de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas y niega que esté en contra del progreso de la ciudad por oponerse a 'Puy du Fou'

Momento de la presentación de las alegaciones en el registro de la JUnta. - Foto: Víctor Ballesteros

El movimiento ‘Queremos saber la verdad’ presentó ayer en el Registro de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas un total de 38 alegaciones al Proyecto de Singular Interés y al procedimiento de Evaluación Ambiental del parque temático Puy du Fou.

«Es un documento de 90 páginas más completo que el que presentamos en el primer período de información publica», explica Miguel Ángel Hernández, portavoz del colectivo, quien considera que este movimiento ha trabajado «mucho y bien tanto en el ámbito jurídico como desde el punto de vista medioambiental y de impacto social de este proyecto de ocio.

Las alegaciones presentadas giran en tres grandes conclusiones sobre las que gravitan los argumentos expuesto por ‘Queremos saber la verdad sobre Puy du Fou. «El proyecto presentado no cumple la legalidad vigente puesto que no es riguroso con el cumplimiento de las normas; el impacto ambiental que genera es negativo y no cumple los criterios de interés económico y social necesarios para ser declarado de singular interés», explica Hernández, que explica que incluso algunos de los datos del proyecto incluidos en este segundo período de información pública «contradicen» los incluidos en la Declaración de Interés Regional del proyecto. Además, el portavoz de este movimiento contrario a la instalación del parque temático en la finca de Zurraquín considera que no se ha resuelto «la inseguridad jurídica» en materia urbanística existente en la ciudad desde la anulación del Plan de Ordenación Municipal de 2017. A su entender, el Proyecto de Singular Interés se esta tramitando de «forma simultánea» a la Modificación 29 del Plan General de 1986, vigente en la actualidad, y que está llamada a convertirse en los próximos años en el instrumento de planeamiento que regulará el urbanismo de la ciudad. Las alegaciones también se centran en materia de agua, incendios forestales, ruido y el impacto del parque sobre las especies protegidas. Por último, Hernández asegura que ‘Queremos saber la verdad’ no está en contra del progreso de la ciudad. «Quienes lo están son quienes plantean proyectos sobre presupuestos falsos y sobre un marco legal dudoso», concluye.