El rodillo del líder aplasta al Villacañas

J. M. Loeches
-
El rodillo del líder aplasta al Villacañas - Foto: Yolanda Redondo

El conjunto de Faustino Manzanero no pudo hacer frente al Socuéllamos en el Paquito Giménez, que ya ganaba por 4-0 antes del descanso. Megías cerró la goleada después (5-0)

El objetivo del Villacañas de ir sumado puntos para ver como la zona de descenso se aleja lo más rápido posible y poder afrontar así el tramo final de la temporada con relativa tranquilidad no pasaba por ser el equipo que acabase con la racha victoriosa del líder Socuéllamos, que ante el conjunto toledano encadenó su décimo triunfo consecutivo.
Pero aun no siendo un partido de ‘su’ liga, tampoco debía entrar en los planes de equipo de Faustino Manzanero ser una presa tan fácil como lo fue en la matinal de ayer en el Paquito Jiménez de Socuéllamos, donde el Villacañas ya perdía por 2-0 a los cuatro minutos de juego, caía por 4-0 en el descanso y debió conformarse como único aspecto positivo con el hecho de haber encajado un solo gol más en el segundo tiempo.
El Socuéllamos comenzó enchufadísimo el choque y no dio ninguna opción al Villacañas. El equipo que dirige Mario Simón se puso por delante en su primera aproximación al área visitante, en una gran jugada con centro de Zurdo que Borja remató con un impecable cabezazo al que no pudo responder Rodri.
El segundo no se hizo esperar, pues tras el saque de centro del Villacañas los socuellaminos robaron rápidamente el balón y Acevedo, con un zurdazo ajustado al palo, sorprendió a Rodri para dejar casi sentenciado el choque cuando solo habían transcurrido cuatro minutos.
El líder era muy superior a su rival y habría podido ampliar todavía más el marcador en un par de ocasiones de Borja. El acierto que éste no tuvo sí le dio la cara a Parada, que a los 29 minutos aprovechó un rechace del guardameta visitante Rodri para hacer el tercero. Antes del descanso, Acevedo anotaba el segundo de su cuenta particular y el cuarto de su equipo al aprovechar un rechace de su compañero Megías.
El 4-0 al descanso dejaba el partido sentenciado y convertía la segunda mitad en un mero trámite para el líder. No lo fue tanto para el Villacañas, que al menos en la reanudación trató de competir mejor con el fin de mejorar las sensaciones pensando en futuros partidos en los que los toledanos necesitarán sumar los tres puntos para no complicarse la vida.
En cierto modo los de Faustino Manzanera lograron su propósito del segundo tiempo, ya que el Socuéllamos solo volvió a batir el marco visitante en una ocasión más. Fue a los 57 minutos, en un remate de Megías que redondeó la ‘manita’ local cuando todavía quedaba más de media hora por delante.
En este tramo postrero del partido, el Villacañas dispuso de su mejor ocasión para haber anotado cuanto menos el tanto del honor, pero el disparo de Beamud encontró la respuesta de Arellano, que se sumó a la fiesta de su equipo manteniendo la portería a cero. También los locales hubieran podido llegar a la media docena en un disparo de Kike Domínguez que se marchó muy cerca de la cruceta del marco de Rodri.
Pasado el envite de un partido con el que difícilmente podía contarse para sumar puntos, el Villacañas mira ya hacia el duelo de la próxima jornada con el Almagro. Ante un rival directo por la permanencia, a los toledanos no les valdrá encajar dos goles en cuatro minutos ni caer con estrépito al descanso, desaguisados que nunca son del agrado de nadie pero que en Socuéllamos pueden tener su disculpa por la calidad y el estado de gracia de un rival que pasó como un rodillo por encima del Villacañas