Rocambolesco asalto en dos viviendas del polígono

J.M.
-

Los sospechosos estuvieron escondidos supuestamente en las casas mientras la Policía tomaba las huellas. Con tretas, lograron esquivar a los dueños

Rocambolesco asalto en dos viviendas del polígono - Foto: victor ballesteros

Rubén no sale de su asombro, y no es para menos, mientras explica a este diario el rocambolesco asalto que sufrió en la casa familiar de la avenida Río Boladiez del Polígono. Su vecino de rellano fue también víctima en el mismo golpe. Todo comienza el miércoles a las 14,15 horas. El vecino entra en su casa y ve dos mochilas cargadas. Llama a la Policía Nacional, y se presentan los agentes para tomar huellas.
Al mismo tiempo, un familiar se acerca a la casa de Rubén y no observa nada raro desde la entrada. Sin embargo, más o menos una hora después, la madre de Rubén entra y advierte que en ese tiempo, con los agentes en la casa de al lado, han allanado el domicilio porque han utilizado una funda de almohada para guardar pertenencias. El robo no se había consumado como en la vivienda de al lado y avisan a los agentes, que toman igualmente huellas.
La Policía Nacional se marcha a las 16,30 horas, y media hora después, un individuo que se hace pasar por agente de policía llama al portero automático e indica a los ocupantes que bajen a la calle. Rubén y su amigo obedecen y se dan cuenta de que no hay nadie esperando. Pocos segundos después, un joven sale del portal. El tipo, con una camisa a rayas, coincide con la identificación que les habían dado de un sospechoso. Y salen detrás de él. Una persecución infructuosa porque el joven escapa corriendo. En ese tiempo, otro individuo sale del portal y logra huir también.
Como conclusión, Rubén y su vecino creen que los dos sospechosos estuvieron escondidos en sus casas mientras la Policía Nacional revisaba las posibles huellas también en el interior: uno dentro de un armario y otro debajo de una cama. «Estamos sorprendidos; imagínate que nos los encontramos allí», relata a este diario a la espera de una llamada de los agentes para formalizar la denuncia.
El vecino, de momento, no echa nada en falta, pero la familia de Rubén sí ha comprobado que faltan joyas y una cámara de fotos.
En ambos casos, el asalto se produjo por la terraza desde el rellano. Una vez en las terrazas, los sospechosos forzaron las ventanas para entrar en ambos domicilios. Para salir, lo rocambolesco del caso sigue su curso. De la casa de Rubén, el individuo pudo salir abriendo la puerta con normalidad, pero en la de su vecino, el segundo implicado empleó una de las llaves nuevas dejadas en la entrada tras cambiar el bombín.
En definitiva, un suceso que podría pasar simplemente por disparatado si no hubiera dos familias preocupadas por que han allanado sus viviendas en una zona de la avenida Río Boladiez donde han ocurrido robos en casas en los últimos meses.