España registra 2.500 positivos en la última semana

Agencias
-

El país contiene la respiración con cinco muertos y 241 infectados en un solo día. Hay 73 brotes y Lérida en el epicentro. La Generalitat notifica 15 focos más en la comarca de Segriá y el primer fallecido, mientras urge a enviar más facultativos

España registra 2.500 positivos en la última semana - Foto: Ramón Gabriel

omo si de incendios forestales de verano se trataran, los españoles asisten con inquietud a los focos de contagios por coronavirus declarados en distintas zonas del país, preocupando especialmente la provincia de Lérida, Guipúzcoa -Ordicia- y A Mariña -Lugo-, a esto hay que añadir que las cifras de Sanidad son preocupantes:cinco muertos y 241 infectados en las últimas 24 horas y 2.500 casos en una semana. Con estos datos muchos se replantean las vacaciones ante el miedo a una enfermedad.  
Mientras, la COVID-19 avanza en contagios con una curva muy similar a la de principios de marzo. Concretamente a la semana del 5 al 11, poco antes de que se decretara el estado de alarma. En siete días se pasó de 237 a 2.128 positivos, y ahora de 134 a 2.500.
Los brotes activos llegan a 73, aunque preocupan especialmente dos: el del Sagriá en Lérida, cuyo avance provocó que desde ayer las mascarillas sean obligatorias en toda Cataluña, y el de A Mariña, con 144 casos activos y 80.000 personas confinadas hasta hoy.
También ha sido necesario tomar medidas en Ordizia, donde el foco originado en una zona de bares afecta a 48 personas tras sumar 13 nuevos contagios, de manera que se ha limitado la actividad hostelera y de ocio y se ha impuesto el uso de mascarilla en la vía pública, en espacios al aire libre y cerrados de uso público o que estén abiertos al público. La principal hipótesis que se baraja es que el paciente cero fue una persona que viajó al municipio desde Lérida y mantuvo una reunión familiar en un local; de momento, el brote no afectará a las elecciones el próximo domingo.
No obstante, los que más inquietan son los de Lérida, que ayer sumó otros dos, y el de A Mariña, según reconoció el titular de Sanidad, Salvador Illa.
Desde el pasado 11 de mayo y hasta ayer se han detectado 118 focos, de los cuales 73 siguen activos. «Sabemos que habrá brotes, ha habido en todos los países, pero naturalmente lo seguimos con preocupación y a diario», indicó el catalán.
De la misma forma, el presidente, Pedro Sánchez, reconoció que «no existe el riesgo cero», pero destacó que el sistema de Salud está ahora mucho más preparado para detectar y atajar de forma temprana los brotes que están surgiendo.
En Lérida, sus cinco hospitales tienen ingresadas a 69 personas, nueve de ellas en la UCI. El centro principal, el Arnau de Vilanova, hizo un llamamiento para conseguir especialistas en críticos y semicríticos.
Según la Generalitat catalana, que ha ordenado el uso de mascarillas, se han registrado 35 nuevos positivos, 33 de ellos en el Segriá, que en los últimos siete días ha superado los 500 contagios; casi 900 en dos semanas. Llama la atención que en el 70 por ciento de los casos son asintomáticos. 
En esta comarca se elevan a 15 los brotes activos al haberse detectado otro en una empresa hortofrutícola, que convierten a estas industrias en el origen de 11 de los focos, si bien no cerrará. El resto se ubican en dos residencias, el albergue Jericó y una comunidad de vecinos del centro histórico de la capital.
El otro brote que preocupa es el que se detectó el 23 de junio en A Mariña, donde los casos activos han subido en 24 horas de 121 a 144, la mayoría asintomáticos o con cuadros leves. 
Mientras, en Navarra, una boda celebrada en Tudela dejó 23 infectados, uno de los cuales está hospitalizado, y otro brote que se ha registrado en Pamplona ha provocado otros cinco contagios.

 

El turismo, en el foco

Lógicamente, las localidades turísticas son miradas con lupa tras la invasión de visitantes. Así, en Andalucía, se añaden dos focos en Granada y Málaga, con lo que ascienden a 17, que acumulan 264 afectados, de los que 109 están en un centro de acogida de Cruz Roja en la capital de la Costa del Sol.
Desde la Generalitat valenciana se incide en que los tres brotes existentes en Castellón y Valencia están controlados. 
Por otra parte, el Govern balear informó que ultima una resolución que se hará pública hoy y que obligará a partir del próximo lunes al uso de la mascarilla, aunque se pueda mantener la distancia de seguridad, con excepciones en playas y piscinas, así como en la práctica de deporte y la consumición de bebidas y alimentos.