Un guardia civil mata a tiros a un hombre en una discusión de tráfico

J.M. / LT / Madrid
-

El conductor, de 39 años y residente en Illescas, murió en la carretera con impactos en la cabeza. El agente, destinado en Quintanar de la Orden, disparó con el arma reglamentaria

Los servicios médicos de la Comunidad de Madrid, en la A-3 en el lugar de los hechos. - Foto: 112 MADRID

Un guardia civil de 31 años y con destino en Quintanar de la Orden (Toledo) fue detenido ayer como presunto autor de la muerte por disparos con su arma reglamentaria contra otro conductor, de 39 años, tras una discusión de tráfico ocurrida hacia las 7,33 horas a la altura del kilómetro 68 de la A-3, en el término municipal madrileño de Fuentidueña de Tajo. La víctima, quien falleció en el lugar de los hechos con impactos en la cabeza, residía desde hace años en la localidad toledana de Illescas.
La Guardia Civil confirmó ayer a este diario que el detenido por estos hechos estaba fuera de servicio y tenía una baja médica desde el día 19 por una patología en el aparato del músculo-esquelético (una lumbalgia). De este modo, viajaba en su coche particular y sin uniforme. No obstante, sí llevaba encima el arma reglamentaria que usaba cotidianamente como agente de la Benemérita, puesto que no se le retiró por no ser una baja por motivos psicológicos. Los disparos se ejecutaron presuntamente con esta arma.
El agente de la Guardia Civil, identificado como Ángel Luis V., dio positivo en el consumo de cannabis, teniendo en cuenta que, tras la detención, se le practicó el control de alcohol y drogas, según informa Europa Press. El joven llevaba desde finales de 2008 destinado en Quintanar de la Orden y unos diez en la Benemérita.
 El vehículo de la víctima. El vehículo de la víctima. - Foto: 112 MADRID Según las primeras averiguaciones que detalló la agencia Europa Press, el fallecido  supuestamente golpeó al turismo del agente de la Guardia Civil. Entonces, este último persiguió al primero, que impactó contra la mediana de la A-3 y luego chocó frontalmente contra la parte lateral izquierda de la zona del conductor del vehículo del guardia civil. El agente, magullado y contusionado tras el incidente, salió del coche y se dirigió al otro conductor, quien recibió un primer impacto en la cabeza. Después, la víctima, cuyo cuerpo se encontraba a unos metros del turismo, recibió el resto de los disparos.
Los efectivos del Servicio de Urgencia Médica de Madrid (Summa) se desplazaron a la zona, pero la gravedad de los impactos de bala, que se concentraba en la zona de la cabeza, motivó que sólo pudieran certificar el fallecimiento de la víctima.
El fallecido, de origen marroquí, residía desde hace unos 12 años en la localidad de Illescas y vivía en la calle de La Fuente, según los testimonios recogidos por este diario en el municipio.
El Grupo de Homicidios de la Policía Judicial se ha hecho cargo de la investigación y ha confiscado el arma reglamentaria del agente de la Guardia Civil.

 

Gregorio confirma las circunstancias de la muerte del vecino de Illescas

El delegado del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, apuntó ayer en declaraciones efectuadas ante los medios de comunicación que la investigación de los hechos ha recaído en los agentes de la Guardia Civil de la Comunidad de Madrid, puesto que el suceso ocurrió en la localidad madrileña de Fuentidueña de Tajo; no obstante, el representante político confirmaba a continuación las circunstancias de los hechos.
«Todo hace presuponer que, después de un incidente de tráfico, un guardia civil de Quintanar de la Orden parece ser que ha tenido un altercado con una persona y ha efectuado unos disparos, con el resultado de la otra persona muerta», manifestó al respecto José Julián Gregorio en las declaraciones a los periodistas.