scorecardresearch

Lagartera: el Corpus como un joyero de arte

J.M.
-

Unos 30 altares provistos de los mejores bordados del municipio sorprenderán el domingo al público en la procesión

Unos visitantes fotografían a unas vecinas vestidas de lagarteranas en el Corpus. - Foto: Manu Reino

El alcalde de Lagartera, Sergio Alía, tiene claro que el Corpus de esta localidad de 1.300 habitantes es extraordinario. Cualquiera, en verdad, advierte enseguida de que el peso de la tradición resulta abrumador. Tanta herencia, tanto trabajo, expuesto apenas unas horas a la vista del público. Como poder ver un tesoro. «Es diferente al resto. Es llamativo, atractivo», explica el regidor, que ha organizado un programa complementario de actividades culturales.

«Combina el arte, la tradición y la fe», subraya Alía, un alcalde treinteañero que asume como una herencia ese bagaje cultural del municipio. «Esperamos mucha gente», apunta después de la promoción organizada a principios de mes en Madrid.

La pandemia ha estrangulado las tradiciones, pero ha hecho valorar más la necesidad de seguir con el hilo de los antepasados. «Se van a vestir muchísimos vecinos», señala. Unos 30 altares ejercerán de paradas en el desfile de los visitantes que quedarán boquiabiertos con la originalidad y complejidad del traje típico por excelencia de España. Para superar el calor, el Ayuntamiento ofrecerá agua fresca al público.

Los altares constituyen un tesoro guardado generación tras generación que exhiben las familias cada Corpus Christi. Los vecinos empiezan a colocar los altares hacia las 7:30 de la mañana. Y desde las 9:30, quedarán listos para ser disfrutados. Y para aprender a distinguir cada uno de los trajes y el uso. El de las mujeres siempre son los más sobresalientes.

La Asociación Amigas del Traje de Lagartera organizará desde las 9:30 de la mañana visitas guiadas por algunos de estas altares. Está limitado a 15 integrantes cada grupo. El punto de encuentro será en la plaza de la Constitución. Los interesados deben inscribirse previamente. Este colectivo, que colabora estos días con el Ayuntamiento en los actos, colocará también un puesto solidario con los huidos ucranianos que están afincados ahora en el municipio. Se trata de piezas artesanales de estas mismas familias siguiendo la tradición ucraniana.

La misa solemne del Corpus Christi comenzará en Lagartera a las 12 de la mañana y, a continuación, se iniciará el recorrido procesional por las calles de Lagartera con la Custodia para la bendición de los altares. El museo municipal 'Marcial Moreno Pascual', ubicado en una casa de labradores de principios del siglo XX, supondrá también un lugar de parada para los visitantes.

«Las labores y bordados de Lagartera son una de las artesanías más únicas, espectaculares y vistosas de toda Castilla-La Mancha. En el Corpus Christi de la localidad se despliegan en un alarde de colores, formas y dibujos, no sólo en los trajes regionales de lagarterano y lagarterana, sino en los altares que se preparan en las puertas de las casas. La Custodia de Lagartera sigue el mismo recorrido desde el siglo XIII, desde la Iglesia del Salvador por la Corredera de los Toros, calle de Alonso Herrero, Real, Curato y Plaza del Comercio y de la Iglesia, regresando al templo», destaca la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en el portal de turismo.

El Corpus Christi de Lagartera se institucionaliza en Lagartera el día 21 de febrero de 1589, cuando, Sixto V otorga cartas apostólicas para la fundación de la Cofradía del Santísimo Sacramento de Lagartera. El mismo pontífice da carta de aprobación de su instituto el día 12 de diciembre del mismo año. Al año siguiente, el día 21 de junio, sucede la primera Procesión del Corpus en Lagartera.

Tradicionalmente, se celebra la procesión desde el año 1590, siempre de la misma forma y siempre siguiendo el mismo recorrido: se montan los altares en las puertas con colchas centenarias, delanteras, y una mesa que, vestida ritualmente, sirve de trono a una talla del Niño Jesús encargada de recibir a la Custodia. 

La procesión del Corpus de Lagartera es una de las más bellas y singulares de España. Cargada de devoción y tradición, destaca sobre todo por el color rural y la intensa presencia de la peculiar artesanía lagarterana, especialmente por sus afamados bordados, tal y como destaca el Ayuntamiento. Esta fiesta tiene una significación especial para Lagartera porque en ella confluyen el arte, la tradición y la fe. Hinojo, mistranzos, hierbabuena y albahaca tapizan las calles y plazas e impregnan el ambiente con sus aromas, según subraya el consistorio. 

En el terreno artístico, un verdadero despliegue de joyas textiles: colchas de malla, bordadas, deshiladas, delanteras o frontales salen de las arcas para ver la luz sólo en este momento, pues, una vez finalizada la procesión , vuelven a su lugar de origen. Es una pequeña parte del patrimonio que, efímeramente, puede verse durante la festividad del Corpus. Fue declarada Fiesta de Interés Turístico Regional el 8 de marzo de 2007 y Bien de Interés Cultural en 2017.

Promoción en Madrid. El Ayuntamiento de Lagartera ofreció un adelanto el pasado día 5 en la Oficina de promoción turística de Castilla-La Mancha, en la calle Gran Vía de Madrid. «Es de agradecer», indicó el alcalde por la oportunidad de difusión de una edición que será un revulsivo. El público observó la reproducción de un altar tal como se ejecutan para la procesión; se adornará con las labores típicas realizadas artesanalmente para ese fin por manos de mujeres lagarteranas, mesa de altar ricamente ataviada y talla de un Niño Jesús de finales del siglo XVI.

Un grupo de labranderas realizó labores textiles: Rosa elaboró un camisón de novio; Pilar, una gorguera; y Araceli, un 'pañomano'. Las dos primeras piezas pertenecen al traje de novio y el traje 'colorao', respectivamente. El 'pañomano' es una pieza del ajuar de las casas lagarteranas. Al mismo tiempo, Pilar vistió un traje de «trapillo» con sayuelo y camisa del traje de jubón; Araceli vistió traje de «jubón», con pañuelo de oro.

De esta manera, las familias lagarteranas cuentan ya las horas para asombrar y fascinar a todo visitante que se desvíe de la A-5 para quedar atrapado en la valiosa tradición local.