Toledo central, «imprescindible» y «muy razonable»

J. Monroy
-

Ecologistas en Acción señala los beneficios en la salud y bienestar de los vecinos. La Mezquita pide que se revisen las tarjetas de la ORA e Iniciativa la promoción de vehículos eléctricos

Toledo central, «imprescindible» y «muy razonable» - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Vecinos del Casco y ecologistas aplauden la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de que las ciudades con más de 50.000 habitantes tengas zonas con restricciones al tráfico. Toledo tendrá en su centro, por lo tanto, algo similar a Madrid Central, lo que unos y otros califican de «imprescindible» y de «muy razonable».
Así, el portavoz de Ecologistas en Acción Toledo, Miguel Ángel Hernández, se muestra convencido de que la medida va ser buena para los residentes por dos razones: la más importante, por su salud, «porque van a poder vivir en un entorno mucho menos contaminado»; y también para su calidad de vida «porque la ausencia de vehículos les va a permitir una mejor transitabilidad y una mayor comodidad en su quehacer diario dentro de estas zonas de bajas emisiones». De ahí que entienda que la medida del Gobierno será bien recibida en el Casco, a pesar de determinados colectivos «que se muestran muy refractarios y que siempre ponen pegas, que no quieren darse cuenta de que este tipo de zonas son muy positivas desde el punto de vista medioambiental, para las personas y para la actividad económica».
Es la Declaración de Emergencia Climática y Ambiental dentro de la Ley de Cambio Climático, recuerda Hernández, la que marca la creación de zonas de tráfico restringido en el centro de las ciudades con más de 50.000 habitantes. El portavoz ecologista lo justifica «porque es evidente que en la situación en la que estamos inmersos, de crisis climática y ambiental, exige tomar medidas, y esas medidas deben hacerse en horizontal en todo el territorio de España». De ahí la necesidad de implantar estas zonas de bajas emisiones y movilidad reducida.
Eso en las ciudades de la región, en particular en Toledo, «se convierte en una necesidad perentoria». Porque la capital es una localidad «que se ha mostrado lamentablemente muy remisa a controlar el tráfico rodado dentro de su municipio, y el hecho de que haya una expectativa de que una Ley de Cambio Climático le obligue a ello, a nosotros nos parece una buena noticia para el medio ambiente y para la salud de las personas».
La Mezquita. La Asociación de Vecinos La Mezquita ya presentó en 2018 una propuesta al Consejo de Participación del Casco para que se incentivara de alguna manera los vehículos poco contaminantes; moción que se desestimó «de tal manera que no fue ni llevada en el orden del día», recuerda el presidente vecinal, Rubén Lozano.
Lozano calificó de «imprescindible y fundamental» que se ponga en marcha este Toledo Central. Porque «no entiendo cómo aún sigue habiendo gente que se sigue metiendo en el Casco de Toledo sin considerar el tamaño de los vehículos o sin tener ningún tipo de permiso». Por ejemplo, recientemente, unos turistas mexicanos metieron un furgón en Valdecaleros (saltándose el pivote) y golpearon su coche. A la postre, muchas plazas de residente son ocupadas por turistas que llegan a apartamentos.
Lozano espera que no solo se ponga en marcha Toledo Central, sin que también se revisen las tarjetas de residente, para permitirles que puedan aparcar sin restricciones por pivotes, y que también se controlen a los cientos de tarjetas de falsos residentes.
El portavoz vecinal, no obstante, ve que la puesta en marcha de estas medida será lenta, y se conformaría con que a lo largo del presente 2020 el Ayuntamiento se tomara en serio restringir el acceso de vehículos a algunas zonas del Casco.

Iniciativa Ciudadana incide en que esta decisión del Gobierno «debería aprovecharse no solo para restringir y reducir el tráfico de vehículos de no residentes, y para reforzar el transporte público, sino también para avanzar en la instalación de infraestructuras para el parque de vehículos de motor eléctrico, que es la clase de vehículos que parece que a medio plazo se va a imponer». Su portavoz, Hilario Alarcón, recuerda que las principales ciudades están extendiendo los puntos de recarga. Aquí, «la única medida en este sentido son los autobuses con motores propulsados con gas natural». Pide la paulatina sustitución de autobuses urbanos y taxis, por vehículos de motor eléctrico.