La Junta activa la Ley LGTBI buscando la «igualdad efectiva»

J.A.J.
-

El Gobierno mantiene hasta el próximo ocho de marzo la consulta pública sobre la futura ley, comprometiéndose a aprobarla para garantizar los derechos de este tipo de colectivos

Despliegue de la bandera LGTBI en un acto de estos colectivos celebrado en Toledo. - Foto: Víctor Ballesteros

La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha activado el proceso de elaboración de la futura Ley LGTBI de la región con el inicio de la pertinente consulta previa dirigida a colectivos y particulares interesados en presentar sus aportaciones a esta normativa. Este proceso se mantendrá abierto hasta la simbólica fecha del domingo Ocho de Marzo, Día de la Mujer. La norma nace con el propósito, según recoge el texto de la consulta, con el propósito de garantizar los derechos de lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales buscando «la igualdad efectiva».
El Gobierno regional pretende  garantizar  plenamente  la  igualdad  real  y  efectiva  y  los derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales, «así como del resto  de   personas  que forman  parte   de   la  diversidad sexual,  previniendo  y  eliminando cualquier  discriminación  derivada  de  la  orientación e identidad  sexual  o expresión de género», según se recoge en el texto de la consulta.
El Gobierno regional reitera aquí su  compromiso  con  la consecución  de  una  sociedad  donde  se favorezca  la  igualdad  social  y  el  fomento  de  políticas públicas  contra  la  discriminación  por orientación e  identidad  sexual o expresión  de  género. Quiere dar respuesta  a  la  demanda  existente  de esta ley  garantizando  plenamente  derechos  y libertades fundamentales a estos colectivos. Ve  necesario  proteger  a  estas  personas  frente  a  todo  tipo  de  discriminación,  «reconociendo  sus derechos  y  garantizando  una  actuación  integral  desde  todos  los  ámbitos  en  el  marco  de  las competencias   autonómicas».   Este   reconocimiento   social   se plasmará   de  forma interseccional debido a la heterogeneidad y diversidad de la población de Castilla-La Mancha, tanto en entornos urbanos como rurales, que suman muchas identidades e intereses al mismo tiempo: género, raza, edad, religión, capacidades, posición social y económica, entre  otros.
Atención al medio rural. La futura norma incluirá entre sus objetivos para la protección de los colectivos LGTBI una formación y sensibilización dirigido a toda la sociedad castellano-manchega, «garantizando el acceso al medio rural, eminentemente marcado en nuestra región», se precisa.
También se determinará la  detección,  protección,  atención  integral y  reparación  del  daño  a  las  víctimas de delitos  de  odio y  discriminación por  razón  de  orientación  e  identidad  sexual o expresión de género. Junto a ello, se prevé la adopción de medidas y  puesta  en  marcha  de  políticas  públicas para  garantizar la igualdad efectiva de los colectivos LGTBI. Y se ofrecerá reconocimiento   y   apoyo   institucional   para   garantizar   la   igualdad   de   trato   y oportunidades de  las  personas  LGTBI  en  cualquier  ámbito  de la  vida  social . En particular, se citan para ello las esferas  civil,  laboral, social, sanitaria,  educativa, económica,  cultural, deportiva, de  orden  público  en  general,  y  en  todas  las  etapas  de  la  vida  y  todas  las contingencias en su desarrollo humano.
Se espera, con la futura ley, «contribuir a la superación de  los estereotipos que  afectan negativamente  a la percepción  social  e  institucional  de  estas  personas», con  medidas  concretas  para conseguir «una sociedad más justa, libre, inclusiva y democrática, basada en la igualdad de trato y  de  oportunidades  de  las  personas  LGTBI y  en  la  aceptación  de  la  diversidad  como  un  valor añadido».
En el texto de la consulta, también se descarta que existan alternativas normativas a la puesta en marcha de esta nueva Ley LGTBI regional. «La necesidad de  una ley que  blinde,  a nivel jurídico, los derechos de  las personas LGTBI es de obligado cumplimiento como principio de igualdad de trato y no discriminación. Al tratarse de una   legislación   totalmente   novedosa,   no   existen   otras   alternativas», se señala.