scorecardresearch

Toledo superó el 81% de las pernoctaciones en el Corpus

Jaime Galán
-

Son datos de las reservas del miércoles al domingo en la ciudad y son ligeramente inferiores a las de la fiesta previa a la pandemia. El Ayuntamiento habla de un Corpus «en positivo y normalizado» que los vecinos han puntuado con «sobresaliente»

Toledo superó el 81% de las pernoctaciones en el Corpus - Foto: David Pérez

«Hablar del balance del Corpus Christi es hablar del Corpus más esperado, del Corpus del reencuentro y hablar en positivo». Con estas palabras inició el concejal de Cultura, Teo García, su particular balance de la Semana Grande toledana. A su juicio,  el Ayuntamiento puede estar satisfecho de la organización y acogida de su Semana Grande porque se ha demostrado que Toledo «estaba deseoso de recuperar su pulso vital». Aunque García argumentó esa satisfacción, no quiso poner nota a la fiesta, pero sí que desveló la que le han comentado algunos vecinos toledanos: «sobresaliente», indicó al respecto.

A su lado haciendo el balance estuvo la responsable de Festejos, Maite Puig, quién utilizó el adjetivo de «normalizado» para referirse a este Corpus. En otros tiempos esa expresión habría supuesto un balance más negativo que positivo, pero tras la pandemia es significativo de que las tradiciones están volviendo a ser lo que eran. La concejala también fue la encargada de aportar los datos turísticos que ha dejado esta semana. Con una lectura, además, bastante positiva. Y es que de miércoles a domingo, Toledo alcanzó un 81, 20 por ciento de sus pernoctaciones. Cifra ligeramente inferior a la del último Corpus Christi celebrado antes de la pandemia, cuando se llegó a un 84, 33 por ciento. Todo esto en un contexto de ola de calor, pero con «ambiente positivo», mencionaron ambos concejales. Además de estas cifras también revelaron que la mayoría de los visitantes procedían de la Comunidad de Madrid, de la propia Castilla-La Mancha, de Castilla y León y de la Comunidad Valenciana. A su vez, por las oficinas de turismo de la ciudad pasaron 1.151 turistas, de los cuales, 620 eran extranjeros, lo que al Ayuntamiento le parece «un claro indicador de recuperación de un visitante internacional muy afectado por la pandemia», destacó Puig.Esto tiene una justificación clara y concisa según Teo García, y es que «vivimos en la ciudad más bonita del mundo y cuando la engalanamos o decoramos nadie se lo quiere perder», apuntó.

El balance de la semana lo definieron con la ayuda de más cifras, la de asistentes a las actividades programadas. Entre otras, destacaron las 21.000 personas que asistieron a la cabalgata de los gigantones y la Tarasca, las 18.000 que pasaron por los patios expuestos o 1.500 en el recorrido de la procesión. En cuanto a los conciertos, la totalidad de los mismos reunieron a 43.000 asistentes entre los 13 celebrados en las tres ubicaciones seleccionadas. 10.000 de ese total estuvieron en la Peraleda para ver a la orquesta Panorama, «muy aclamada por todos los públicos», según Maite Puig, o 3.000 personas en la plaza del Ayuntamiento para disfrutar del tributo a Luis Miguel. Unas fiestas del Corpus que dejan satisfechos a los miembros del equipo de Gobierno y que puso fin con unos fuegos artificiales de 247 kilogramos de pólvora.