El escenario exterior del Quixote Crea

F. J. R.
-

Era el elemento estrella del proyecto original que se dejó parado y ahora, en la nueva reformulación del edificio, se dejan abiertas varias opciones técnicas para que el futuro adjudicatario de la obra decida su construcción o se descarte

El escenario exterior del Quixote Crea - Foto: ï»VÁ­ctor Ballesteros

La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha va en serio con su idea de finalizar la obra del denominado Quixote CREA. El que estaba llamado a ser ‘Centro Regional de Expresión Artística’ lleva más de siete años parado. Una mole de hormigón y acero a los pies de la Escuela de Gimnasia que sirve de recordatorio, a modo de cicatriz urbana, de tiempos pasados.
La ubicación privilegiada del inmueble, y el coste de lo que se lleva levantado, es lo que ha impulsado al presidente regional, Emiliano García-Page, a empujar un proyecto sobre el que los ciudadanos tienen muchas dudas.
El Consejo de Gobierno aprobó el pasado mes de mayo la licitación de la redacción del proyecto básico y de ejecución para la adaptación del ahora denominado como ‘Centro Cultural Digital’. El precio máximo de adjudicación se fijó en  136.896 euros, y cinco empresas se han interesado en su redacción.

El escenario exterior del Quixote Crea
El escenario exterior del Quixote Crea - Foto:
Una vez se tenga el documento definitivo que marcará cómo será la obra. La estimación inicial de la Junta es que la aprobación definitiva del proyecto se realice en ocho meses.
Con todo, desde el Gobierno regional se han marcado unos estándares mínimos para la construcción del renovado Quixote CREA.  Todos los aspirantes deben adecuar sus proyectos a lo recogido en el anteproyecto elaborado por el estudio toledano ‘Arquitectos San Lorenzo 8’.
En ese documento base de lo que deben de ser las obras se aclaran algunos aspectos del gigantesco edificio, como su principal ‘elemento diferencial’.
El Quixote CREA fue diseñado en su día por el arquitecto Carlos Asensio con cuatro plantas de altura. La construcción trataba de conjugar «tradición y tecnología», creando en su interior una plaza pública y al tiempo abriendo el espacio escénico al exterior por medio de una pantalla que permitiera disfrutar desde un graderío situado en la calle de las representaciones que se desarrollen dentro.
Ese escenario exterior era el elemento estrella del proyecto original y, en la nueva reestructuración, su construcción o no quedará en manos de las futura empresa adjudicataria.
Para favorecer las cosas, el anteproyecto de la Junta plantea la construcción de un volumen añadido para que la escena tenga chácena (espacio rectangular situado detrás del escenario). Con ese elemento se podría mantener la posibilidad de representación hacia la plaza que caracterizó el proyecto inicial y que marcó el diseño de la actual estructura.
Con todo, tendrá que ser la adjudicataria definitiva de las obras la que decida si con los 8,4 millones de presupuesto máximo de licitación tiene cabida un escenario exterior.
Lo que de momento sí que se ha reducido es el aforo del auditorio, que tendrá 350 butacas en lugar del millar previsto.