Las plataformas de La Sagra y la C4 de Madrid unen lazos

LT
-
Entre las demandas, que se haga realidad la prolongación del Cercanías Humanes-Illescas. - Foto: Rubén Caño

Han acordado crear cuatro grupos de trabajo y presentarán mociones a los ayuntamientos afectados en ambas para que se refleje el compromiso de los alcaldes con sus vecinos

Contar con un servicio de ferrocarril digno, eficiente y eficaz es una demanda que no tiene fronteras entre Madrid y Castilla-La Mancha, más concretamente entre el Sur de Madrid y la comarca toledana de La Sagra. Así se ha puesto de manifiesto en el bloque que se ha gestado entre las  Plataformas ciudadanas por un tren público y social en la Comarca de La Sagra y por la ampliación de la línea C4 de Cercanías Madrid hasta Parla Este, Hospital de Parla, Torrejón de Velasco y Torrejón de la Calzada.
Una unión que además viene precedida por la celebración de un encuentro entre 25 alcaldes de ambas áreas geográficas que el pasado día 5 de febrero se reunieron para sentar las bases de un grupo de trabajo a través del que reivindicar mejoras en las infraestructuras y medios de transporte del sur de la Comunidad de Madrid y la comarca toledana de La Sagra, una zona que aglutinan a más de 300.000 vecinos.
La reunión que en la tarde-noche del jueves mantuvieron las plataformas ciudadanas (que ya estaba convocada antes de la celebrada por los alcaldes) sirvió, entre otras cosas, para celebrar que «por fin», las administraciones locales «escenifican el acompañamiento a los ciudadanos en sus demandas», señala el miembro de la Plataforma sagreña, Andrés García.
Sin embargo, este compromiso político, y dada la cercanía de las elecciones municipales, no va a variar un ápice la línea de trabajo de estas plataformas ciudadanas que  ya ayer tenían reuniones con grupos políticos y asociaciones para ir planteando la «presentación de mociones en los ayuntamientos que han asumido esta responsabilidad». Mociones que buscan «visibilizar que el compromiso de los alcaldes no es solo una declaración de intenciones».
Además, el próximo 1 de marzo, ambas plataformas, la sagreña y la madrileña, se han citado para iniciar los trabajos de los cuatro grupos especializados que han acordado crear para desde cada uno de ellos acometer las acciones más efectivas en pro de sus reivindicaciones.
En cuanto a posibles alianzas con otras plataformas, Andrés García, no descarta, de hecho considera que sería conveniente, unir fuerzas con la que se está gestando en Mora y con la de Torrijos para generar una coordinadora provincial y unirse a la plataforma regional, «para que todos juntos llevemos nuestras reivindicaciones integrados al mismo tiempo en la plataforma estatal». Porque afirma el miembro de la Plataforma por el tren Público y Social-Comarca de La Sagra el objetivo es generar espacios ciudadanos que reflejen el sentir de la ciudadanía.
Desde La Sagra, además de la urgente y necesaria implantación de la vía doble electrificada en la línea Madrid-Badajoz, demandan la apertura de todas las paradas existentes en esta comarca a los viajeros. Porque recuerda Andrés García las estaciones están abandonadas pero por ejemplo existe un «caso sangrante» como la estación Villaluenga/Yuncler que «tiene parada, aparcamientos, servicio de atención en tres turnos de mañana, tarde y noche, pero no admite a viajeros. Es decir, está operativa en todo menos en que puedan subir y bajar viajeros».

Lanzadera.  En cuanto a la propuesta realizada por el Gobierno regional a Renfe para poner en marcha una lanzadera entre Fuenlabrada e Illescas, Andrés García asegura que este anuncio «lo cogemos con pinzas» dada la cercanía de las elecciones. No obstante valora que puede ser una medida paliativa temporal porque lo que realmente necesita Illescas es que se lleve a cabo el proyecto de prolongación del Cercanías (C5) Humanes-Illescas.
Apunta el miembro de La Plataforma sagreña que un tren de cercanías es fundamental para vertebrar el territorio pero también para garantizar la seguridad de las personas porque la saturación de la A-42 está alcanzando niveles inasumibles.