scorecardresearch

Último adiós a Francisco Álvarez y a «su bondad»

Jaime Galán
-

El Arzobispo de Toledo, Francisco Chaves, despidió a Francisco Álvarez en la Catedral Primada ante centenares de personas. Durante la homilía, Chaves destacó la bondad y serenidad que encarnaba el difunto, además de su difícil labor en Toledo

Imágenes del entierro junto a la Capilla de la Descensión.

La Catedral Primada fue, un día más, el escenario de un evento histórico. No todos los días se celebra un entierro en su interior. En este caso, la ocasión correspondía al que fuera Arzobispo de Toledo entre los años 1995 y 2002, Francisco Álvarez. Antes de que el féretro llegara al Templo Primado fue trasladado en procesión por un centenar de sacerdotes, obispos y cardenales desde la Capilla de la Inmaculada, situada en la calle Trinidad, dónde habían permanecido sus restos desde el pasado miércoles 5 de enero.

La procesión llegó a la Catedral en torno a las 12 horas del mediodía para que tuviera lugar la ceremonia de su entierro. Fue presidida por el actual Arzobispo de la Archidiócesis, Francisco Chaves, junto al emérito, Braulio Rodríguez, y otros cuatro cardenales: Juan José Omeya, también presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, Carlos Osoro y Antonio Cañizares. En la homilía, Chaves agradeció la labor desempeñada por Francisco Álvarez a lo largo de su trayectoria, sobre todo en Toledo, «al no tener un papel fácil porque tuvo que sustituir a Don Marcelo González». El actual Arzobispo también reconoció que no tuvieron demasiada relación, pero sí se guardaban «afecto y cariño», por lo que resumió la vida del difunto en «un ejemplo de bondad y serenidad durante todos los días de su vida».

Tras la celebración de la eucaristía, todos los partícipes procesionaron por el interior de la Catedral hasta la Capilla de la Descensión, lugar elegido para su entierro. El féretro de Francisco Álvarez fue soterrado junto a los restos de sus padres y su hermana. Un entierro que tuvo la colaboración de la Hermandad de la Caridad, la más antigua de España y caracterizada por dar la última palada de tierra en los entierros a los pobres o ajusticiados. Por tanto, siguiendo con la tradición, desde esta cofradía añadieron los últimos gramos de tierra a la tumba del cardenal recientemente fallecido.

Imágenes del entierro junto a la Capilla de la Descensión.Imágenes del entierro junto a la Capilla de la Descensión.

Además de los cardenales mencionados, también asistieron a la ceremonia obispos de diferentes ciudades españolas. Son los casos de Ángel Rubio, de Segovia; Demetrio Fernández, de Córdoba; Carlos Escribano, de Zaragoza; Ginés Ramón García, de Getafe; y Ángel Fernández Collado, obispo de Albacete. En cuanto a asistencia de carácter político, del equipo de Gobierno municipal asistieron los concejales Teo García, José Pablo Sabrido y Mar Álvarez. Por la oposición asistió el concejal popular Pablo Corrales; Carolina Agudo, secretaria general del PP en Castilla-La Mancha, y el que fuera alcalde de Toledo, Agustín Conde. La actual regidora, Milagros Tolón, y el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, no asistieron al coincidir las exequias con el Comité Federal del PSOE.

De esta manera, Toledo reivindicó un emotivo último adiós a Francisco Álvarez Martínez a la espera de que la situación sanitaria actual permita celebrar su funeral.