La tradición taurina de Valmojado

Dominguín
-

Fin de semana animado con toros en la calle y en la plaza que atrajo a gran cantidad de público. Cristian Escribano se entretuvo en cortar cuatro orejas y un rabo en el festival que compartió con Uceda Leal y Daniel López.

Gran tarde del toledano que cuajó dos importantes faenas - Foto: Francisco Rodríguez

Uno de los municipios de la Sagra con más solera a la hora de celebrar festejos taurinos es Valmojado. Desde hace decenas de años la gran afición que hay en el pueblo, fruto de la trasmisión de padres a hijos, hace que perduren en él los acontecimientos con reses  en las calles y en la plaza.
La historia hace volver la vista atrás y acordarse de las diferentes ubicaciones que tuvo el recinto adecuado para los toros, algunos más cercanos al núcleo urbano y otros en la periferia. Los encierros también han sido un punto de unión y tracción para locales y forasteros, que acuden año a año a sus calles para disfrutar del toro bravo en su plenitud.Lo que ha sido un éxito en los últimos años, es el que se ha instalado la plaza de toros portátil en el centro del municipio, y la calle del encierro ocupa un tramo de centenares de metros de la antigua carretera nacional que fracciona el pueblo en dos.
El viernes comenzó con un concurso de recortes con tres vacas y un novillo, que pusieron a prueba a los avezados recortadores, que encandilaron con su riesgo y cercanía. El público se entretuvo de lo lindo con los participantes que en grupos elegidos fueron pasando a la disputada final.

Cristian Escribano cortó cuatro orejas y un rabo.
Cristian Escribano cortó cuatro orejas y un rabo. - Foto: Francisco Rodríguez
El plato fuerte se desarrolló la tarde el sábado, donde se pudo ver un entretenido festival con reses de la ganadería de Mariano de León, animales que pastan en la vecina Casarrubios del Monte. La plaza se llenó como viene siendo habitual en en festival de un público animoso de pasar una gran tarde de toros.
En el cartel Uceda Leal, veterano torero madrileño, que tiene una torería importante. Con su gusto y plasticidad quiso ante los astados agradar al respetable, destacando pases sueltos con la pañosa y detalles con el capote. Cortó una oreja al novillo que abrió plaza, mientras que en el tercero recibió una cariñosa ovación.
El segundo espada fue Cristian Escribano, matador de la tierra que está al alza y que cuenta por triunfos sus actuaciones. Escribano, un habitual en Valmojado, instrumentó dos faenas diferentes, con entrega y disposición, toereando a los animales con gusto desde el principio. Hay una química especial del torero de Esquivias con los vecinos de Valmojado, además del buen concepto que tiene con sus trastos ante los erales. Cortó las dos orejas del primero de su lote, mientras que en el que se lidió en cuarto lugar, fue premiado con dos orejas y el rabo, declarándose triunfador absoluto de la tarde.
Detalles de buen toreo de Uceda Leal  toda la tarde.
Detalles de buen toreo de Uceda Leal toda la tarde. - Foto: Francisco Rodríguez
Como broche final, actuó el novillero local Daniel López, que, en modalidad de clase práctica, tuvo delante un interesante becerro de la misma ganadería. A “El Pastor”, como se anuncia en los carteles, le apoyo el público desde que se abrió de capa, viendo su importante desarrollo como torero en los últimos años.
Los encierros completaron la oferta taurina en Valmojado, atrayendo a mucho publico de las localidades vecinas que llenaron sus calles tanto la noche del viernes, como las mañanas del sábado y el domingo.