scorecardresearch

CORPO y Santa Cruz cruzan sus miradas

F. J. R.
-

Ambos museos intercambian obras en un proyecto de interacción que muestra el arte como una línea continua en la historia. El 'Apostolado' de Nicolás Francés (S. XV) lucirá un mes en CORPO y tres 'Retratos imaginarios' de Flouquet en el Santa Cruz

El ‘Apostolado’ de Nicolás Francés, del siglo XV, luce en CORPO entre los ‘Retratos imaginarios’ de Flouquet (1927-1931). - Foto: F.J.R.

El arte es una línea continua en la historia. No se rompe. Cada nueva obra bebe de otra anterior y, en ellas, siempre está presente el ser humano como principal elemento inspirador. Por eso, el retrato o el desnudo es una constante en el mundo del arte, desde las cavernas hasta los innovadores NFT digitales.

Con esta idea en mente, forjada de la colaboración entre dos instituciones hermanas que comparten espacio, como son la 'Colección Roberto Polo. Centro de Arte Moderno y Contemporáneo de Castilla-La Mancha' (CORPO) y el Museo de Santa Cruz, ha surgido la última propuesta de estos dos museos toledanos. Bajo el título de 'Miradas cruzadas' se han propuesto ni más ni menos que eso mismo, que el visitante pueda ver una interacción entre ambas colecciones, permitiéndose un diálogo entre diferentes periodos artísticos que evidencia más similitudes que diferencias.

Esta original propuesta ha sido posible gracias al trabajo de Antonio Dávila, nuevo director del Santa Cruz, con Rafael Sierra, director de CORPO, y ellos mismos se encontraban ayer ultimando la instalación de las obras en sus respectivos nuevos espacios.

El visitante se asombra al entrar en el Santa Cruz con la obra de Flouquet (S. XX) entre el esplendor de los Austrias. El visitante se asombra al entrar en el Santa Cruz con la obra de Flouquet (S. XX) entre el esplendor de los Austrias. - Foto: F. J. R.La inauguración oficial de 'Miradas Cruzadas' se producirá mañana, con motivo del Día Internacional de los Museos, pero ya en la mañana de ayer los visitantes de ambos espacios culturales podían contemplar las obras fuera de su hábitat tradicional.

Curiosamente, el ver obras del siglo XX en una muestra de los Austrias agradaba pero no sorprendía en exceso a los visitantes del Santa Cruz; al igual que ocurría lo mismo con el apostolado gótico del siglo XV en medio de arte moderno y contemporáneo.

Al fin y al cabo, arte es arte, y eso es lo que se pretende imbuir con este sensacional e inédito intercambio.

Este es el primer ensayo de interacción entre ambos museos y para ello el Santa Cruz ha cedido el retablo 'Apostolado', atribuido a Nicolás Francés, uno de los máximos representantes españoles del gótico internacional.

La obra, compuesta como no podría ser de otra forma de doce retratos de los apóstoles, está fechada en el segundo tercio del siglo XV. Se trata de tablillas de chopo italiano pintadas al temple con óleo, cola y dorado al bol.

Precisamente, ese dorado es el que conjuga a la perfección con el espacio en el que se han instalado en CORPO, que es ni más ni menos que la sala de 'Retratos imaginarios' de Pierre-Louis Flouquet.

El ocre del papel de los retratos de Flouquet da continuidad al 'Apostolado', que combina con esos rostros que el artista franco-belga creó entre 1927 y 1931, y en los que pretendía mostrar las tipologías humanas, exagerando sus muecas y defectos. Un auténtico estudio sociológico de la época, en el que se apostaba por lo grotesco y se acentuaban esos rasgos que, el incipiente nazismo, llegó a considerar impureza racial.

Con 'Miradas Cruzadas', CORPO y Santa Cruz abren su colaboración, con la idea de poder hacer ambos museos una suerte de 'Isla de Arte', de la misma forma que sucede en otras muchas ciudades que aglutinan museos, como Madrid o Berlín. De momento, el cruce temporal de obras entre ambas instituciones podrá verse durante un mes. Que juzgue el visitante.