scorecardresearch

La Nocturna de costumbre

J. M. Loeches
-

Jaouad Elbissis y Francisca Almirón se impusieron de la XV Nocturna de Toledo, que dejó hueco a la lluvia unos diez minutos después de la entrada de los ganadores

Tiene la Nocturna la costumbre de reunir miles de corredores. 4.200, en concreto. Y tiene la costumbre, de vez en cuando, de desplegar una cortina de lluvia leve que aumenta todavía más si cabe la dificultad de su recorrido. Pero los más apresurados se libraron del agua y entraron en la meta sin problemas, cada uno con sus objetivos, o sin ellos. Pero terminaron con tranquilidad.

El primero fue Joauad Elbissis (Valdepeñas Athletics Club), que aparcó su lesión de un mes para dar otra exhibición por el Casco Histórico, donde ya se distanció de sus perseguidores. Logró así su segundo triunfo en la Nocturna después del de 2019, también con precipitaciones. Aquel día, un manto de agua. Sacó bastantes segundos de diferencia al toledano Ricardo Martínez (TrainingRey), mientras que la tercera plaza correspondió al talaverano Antonio Núñez (UDAT), vencedor del año pasado.

El ganador de la prueba reconoció que la carrera fue más lenta de lo previsto, aunque en torno al tercer kilómetro ya se marchó en solitario. Lo más importante para el marroquí afincado en Chozas de Canales es que las molestias que arrastraba en el glúteo en las tres o cuatro últimas semanas han desaparecido: "Me he encontrado sin problemas, y estoy muy contento de haber podido ganar de nuevo en Toledo".

La Puerta del Sol iluminada, testigo del paso de los corredores.La Puerta del Sol iluminada, testigo del paso de los corredores. - Foto: Dominguín

Desde su punto de vista, es una prueba "muy bonita" porque "la gente está animando durante todo el recorrido". Eso ayuda a sobrellevar la dureza de su recorrido, porque, como añadió, "lo peor empieza cuando sales de la plaza de toros y empiezas a subir; ya no paras hasta la meta". Con este triunfo, Elbissis arranca una temporada en la que tiene como objetivos tener buenas actuaciones en el Campeonato de Castilla-La Mancha de Cross y en el Nacional de la especialidad.

Todavía respetaba la lluvia cuando apareció por la meta la primera fémina, Francisca Almirón, del club Corredores. La corredora argentina inscribió su nombre por primera vez en la Nocturna de Toledo al dar la sorpresa e imponerse a la toledana Sonia Labrado, que entró en segunda posición unos instantes después.

Almirón no podía ocultar su felicidad porque "vine a por la victoria, y la conseguí". En su estreno en la Nocturna, la atleta del Corredores había escuchado "que era muy dura", pero su opinión posterior ha cambiado: "Vale la pena estar aquí porque el público siempre te está alentando y transmite esa fuerza para que no desfallezcas nunca".

Jaouad Elbissis ganó La Nocturna seguido de Ricardo Martínez y Alberto Núñez. Jaouad Elbissis ganó La Nocturna seguido de Ricardo Martínez y Alberto Núñez. - Foto: Dominguín

En los siguientes minutos, siguieron entrando corredores en la meta. Algunos, con cara de felicidad; otros, con cara de sufrimiento. Pero todos sabedores de que haber terminado la Nocturna es cumplir con la tradición, sea o no la primera vez. Lo que pasa que la lluvia empezó a hacer acto de aparición, y los adoquines del Casco se convirtieron en una pista de patinaje. Hubo que tomárselo con más tranquilidad, y, aun así, llegaron los percances. El más grave, el de un joven corredor de 17 años que entró en parada cardiaca tras resbalarse y darse un fuerte golpe en la cabeza  

Los paraguas se abrieron entre los espectadores para aguantar a la llegada de sus amigos y familiares. Y también la entrada en la línea de meta de Abel Antón y Nuria Fernández, dos campeones internacionales que apoyaron de nuevo la prueba gracias a su patrocinador principal, Banco Santander. Y todavía hubo espacio para más protagonistas. Los pequeños corrieron por la tarde por primera vez, y dieron el pistoletazo de salida a la Nocturna infantil, que tiene todavía camino por delante para consolidarse.

Y la emoción, como en 2021, la trajo un murciano. Paco Pérez triplicó la sonoridad de los aplausos del resto de corredores en el momento de su entrada en meta. Vino en mejor forma que en la edición anterior, pero se encontró con un enemigo importante, el agua. Ni su entrenador, José Arturo Pineda, ni Christian López lo abandonaron en ningún momento. Fueron su aliento para llegar al final después de una clase magistral de vitalidad por las calles de Toledo. Toledo ha dejado huella en Paco, y Paco en Toledo. Como la Nocturna.

Francisca Almirón llegando a la metaFrancisca Almirón llegando a la meta - Foto: Dominguín

El podio masculino recibiendo los trofeos y regalos.
El podio masculino recibiendo los trofeos y regalos. - Foto: Dominguín