«Queremos ampliar Consuegra Medieval a 3 fines de semana»

J.M.
-

El alcalde de Consuegra, José Manuel Quijorna, avanza que estudian en "ofrecer un espectáculo más amplio y un abanico más amplio" con la idea de ir "tematizando la historia cada año en una cosa concreta"

«Queremos ampliar Consuegra Medieval a 3 fines de semana» - Foto: Ví­ctor Ballesteros

José Manuel Quijorna, que acaba de iniciar la segunda legislatura consecutiva como alcalde, dispara enseguida el dato de que Consuegra recibe al año 300.000 visitantes. El Cerro Calderico coronado por el Castillo medieval y los 12 molinos de viento atraen de inmediato a miles de turistas, pero además el Ayuntamiento conduce las propuestas para sacar provecho a este riqueza patrimonial.
¿Cuántos espectadores esperan? ¿De dónde vienen normalmente?
Los visitantes proceden de todas las zonas de España, fundamentalmente de Madrid, Castilla-La Mancha, Valencia, Bilbao, Barcelona y Andalucía. Algunos con arraigo en Consuegra y otros no. Hay mucho visitante que repite para ver los espectáculos artísticos y la animación que hay por todo el pueblo. El increíble ambiente de la plaza, del paseo del río, es un fin de semana muy familiar. Esperamos que este año, que es un puente y hemos ampliado el elenco de actividades, lo que favorecerá que la afluencia sea más grande que los 8.000 del año pasado. Hay mucha gente que lo visita, pero que no acude al Castillo porque ha ido en otra ocasión, pero sí consume productos dentro del pueblo. Hay miles que vienen a nuestros restaurantes o a ver los espectáculos dentro del pueblo.
La figura del hijo de El Cid tendrá una atracción.
Es el eterno desconocido. Si no hubiera fallecido ese 15 de agosto de 1097, otro gallo cantaría. Igual la historia hubiera sido diferente. Fue una batalla importante por las pérdidas humanas y el asedio brutal que sufrieron las tropas castellanas, y además por ser un punto de inflexión en la que se contuvo la invasión por parte de los moros. Y configuró el actual estado Español actual. El hijo de El Cid fue una figura histórica de proporciones descomunales que estamos empezando a valorar.
El año pasado, el municipio de Consuegra recibió 300.000 visitante. ¿Se plantean algún objetivo para años venideros?
300.000 visitantes es una cantidad muy razonable. Nuestro objetivo fundamentalmente durante estos años será consolidar el destino turístico y ampliar la oferta. Y sobre todo, invertir en calidad para formar a nuestros hosteleros y a las empresas turísticas. Queremos concienciar a la gente de que hay que dar un buen servicio. Tenemos que dar nuestra mejor versión de nosotros mismos. Con la calidad, los visitantes se sentirán lo más cómodos posible. El secreto al respecto no es llegar, es mantenerse.
En el caso de Consuegra Medieval llevan 23 ediciones, ¿pretenden un lavado de cara o mantenerlo igual?
Este año ya hemos empezado un proceso de innovación que nos ha de llevar estos años a una versión de la batalla medieval sustancialmente diferente a la que hemos ofrecido hasta ahora. Hay que mantener el valor del voluntariado con mucho rigor histórico y un vestuario exquisito, pero también somos conscientes de que tenemos que complementar la batalla con otras actividades. El turismo está en constante evolución y rapidísimamente. Consuegra Medieval lo vamos a ampliar en el tiempo y ofrecer un espectáculo más amplio y un abanico más amplio. Y aprovechar mejor la infraestructura y los establecimientos hosteleros. Para poder trabajar de una forma más cómoda. Ahora hay una gran afluencia de visitantes, pero en dos días, por lo que por más que nos queramos preparar, damos de sí lo que damos de sí. La idea es ampliar a tres fines de semana y ofrecer una paleta de servicios más abierta, tematizando la historia cada año en una cosa concreta. Así damos una versión diferente, y los visitantes conozcan nuestra propia historia a través de un vector que se llama batalla medieval, pero no centrándonos exclusivamente de la batalla en sí. Sino ofreciendo una imagen histórica contextualizada durante esas tres semanas. En eso estamos trabajando.