scorecardresearch

Rechazadas todas las mociones de los grupos al Pleno

M.G
-

El PP y Ciudadanos pidieron que el Ayuntamiento instara al Gobierno a retirar la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana. IU-Podemos se queda sola con su petición de desvincular al Ayuntamiento de actos litúrgicos. Vox no consigue reconocer a Foxá

Rechazadas todas las mociones de los grupos al Pleno - Foto: David Pérez

Las tres mociones presentadas esta mañana al Pleno municipal no encontraron apoyo y se quedaron en el tintero. La primera de ellas, planteada de manera conjunta por el PP y Ciudadanos, solicitaba que el Gobierno Central dé un paso atrás en la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana porque consideran "que la actual ley es necesaria y oportuna". Ambos grupos buscaban que el Ayuntamiento manifestase su apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado e instara al Ejecutivo de Pedro Sánchez a aparcar la reforma que se plantea porque la actual legislación se aprobó durante el Gobierno del PP debido a que había "una ley antigua y desbordada". La moción terminó cayendo en una disputa política y el PP aprovechó para acusar "de partidismo" al PSOE  y a IU-Podemos, rescatar la valía de una ley que ayuda con la lucha contra el terrorismo y sacó a colación a ETA, lo que motivó que desde el equipo de Gobierno se subrayara el esfuerzo realizado para acabar con la banda terrorista. En medio de la discusión, la concejala de Vox, María Ángeles Ramos, aseguró que apoyaría la moción y planteó una transaccional para que al término del Pleno se pusieran los himnos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, una sugerencia que se topó con la respuesta de la alcaldesa Milagros Tolón, que intervino para recordarle que desde el equipo de Gobierno se canta desde hace años.

La moción también abrió el debate y las críticas sobre las necesidades de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y las reivindicaciones sobre la equiparación salarial. Por su parte, el concejal de IU-Podemos, Txema Fernández, subrayó que la Ley de Seguridad Ciudadana no entró en vigor por la amenaza terrorista y considera que el PP en aquellos momentos tenía miedo "a la marea blanca que reclamaba una sanidad universal, a la marea verde en defensa de la educación pública, a los yayoflautas, a los pensionistas y a las personas que defendían a las familias que iban a ser desahuciadas".

Al respecto, Araceli de la Calle, de Ciudadanos, considera que la reforma que se plantea "deja indefensas" a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y ve "lamentable" que el PSOE le siga el juego a IU-Podemos por intereses políticos. Por último, el concejal de Seguridad Ciudadana, Juan José Pérez del Pino, lamentó que este tema sirva para sacar "tajada política" e insistó que el PSOE siempre ha apoyado a los cuerpos policiales. La moción fue rechazada por catorce votos en contra.

Otras mociones. La propuesta de IU para que el Ayuntamiento se desligue y desvincule de la participación de actos litúrgicos conforme al artículo 16.3 de la Constitución española corrió la misma suerte. El portavoz de IU-Podemos, Txema Fernández, basó su argumento en que la fe "es cosa de cada uno y no de todos"  e insistió en que el Estado "no tiene que dar preponderancia a ninguna confesión". Además, volvió a denunciar que la Iglesia siga sin pagar el IBI por sus bienes. La batalla la perdió enseguida porque no encontró respaldo a su moción del resto de grupos. El PP subrayó en varias ocasiones que la iniciativa tenía "tufillo anticlerical".

La última moción del Pleno también ocupó un buen rato de la sesión plenaria y encendió la pugna política al hilo de la memoria histórica. Vox elevó su propuesta para reconocer al conocido militar Jaime de Foxá y solicitó apoyo al Ayuntamiento para que el colegio público del Polígono que lleva su nombre no lo cambie por el de Rosa Parks a pesar de que así se decidió en un Consejo Escolar. En este caso, hasta el concejal no adscrito, vinculado al inicio de la legislatura a Vox, aseguró que no estaba de acuerdo con los argumentos de Vox sobre un personaje cuyos méritos militares fueron conseguidos "en una Guerra Civil en la que nos matábamos entre nosotros". En IU vieron la moción "como una falta de respeto" hacia las decisiones del Consejo Escolar, Julio Comendador, de Ciudadanos, manifestó que todo este asunto le daba "pereza"  y que su grupo se abstendría para que el debate se traslade de nuevo al Consejo Escolar, y el PP planteó una transaccional para eliminar el reconocimiento a Foxá, pero sumarse a la petición de Vox de que el centro educativo mantenga su nombre. Finalmente, el concejal de Educación y Cultura, Teo García, se mostró muy sorprendido por los argumentos "de los grupos de la derecha", aludió al espíritu democrático y recordó que el Ayuntamiento no es competente en la decisión, aunque si lo fuera dio a entender que tampoco apoyaría el argumento de Vox.