Autocares Vilar, multada de nuevo con 2.001 euros

m.g. / toledo
-

El Ayuntamiento abre un expediente sancionador por vulnerar la Ley de Ordenación del Transporte de Personas por Carretera. La empresa no reconoce al Ayuntamiento su competencia para multar. Acumula 16.000 euros en sanciones

Autocares Vilar, multada de nuevo con 2.001 euros - Foto: ï»Yolanda Lancha

El año se despidió con otra mala noticia para la empresa Autocares Vilar. El Ayuntamiento de Toledo vuelve a colocar el foco en su actividad por vulneración de la normativa que regula la ordenación del transporte de personas por carretera en la región. En principio, la Concejalía de Movilidad y Seguridad Ciudadana acaba de elevar a la Junta de Gobierno Local el inicio del expediente sancionador por una posible «infracción administrativa muy grave» y ha establecido una sanción inicial de 2.001 euros, con posibilidad de la cantidad varíe en función del resultado del expediente, ya que este tipo de multas pueden oscilar de los 2.001 a los 6.000 euros.
Si bien, la Junta de Gobierno Local también ha acordado la posibilidad de que Autocares Vilar ingrese voluntariamente la sanción y en este caso se rebajaría un 30% la cuantía, con lo que tendría que abonar 1.400 euros siempre que lo haga antes de que transcurran 30 días desde que se notifica la apertura del expediente sancionador. Por otro lado, también se precintará el vehículo durante tres meses como medida cautelar.
El motivo de la sanción ocurrió a finales de 2018. Concretamente, el 27 de diciembre, un autobús de esta empresa  salió de la estación de tren de Toledo con cuatro pasajeros, llegó a las dársenas de las escaleras mecánicas y volvió a la estación.
En aquellos momentos, según consta en el acta de la Junta de Gobierno Local, el conductor alegó que ese día no hizo la ruta del Valle por la niebla, pero la Concejalía de Movilidad sostiene que la actividad de Autocares Vilar vulnera el artículo 55.1.2 de la Ley 14/2005, de 20 de diciembre, de Ordenación de Transporte por Carretera en Castilla-La Mancha, que obliga a disponer de autorización o concesión para el transporte de viajeros.
En principio, se establece como instructor de este expediente sancionador al jefe-intendente de la Policía Local, JoséLuis Martín Mora. Si bien, existe la posibilidad de que el expediente no llegue a su fin si la empresa acepta y abona la multa propuesta, ya que se entendería que está conforme con la sanción. En cualquier caso, una vez que se resuelva el asunto, el Ayuntamiento comunicará al Registro de Empresas y Actividades de Transporte para que quede constancia de la sanción.
conflictos anteriores. No es la primera vez que Autocares Vilar recoge turistas sin el correspondiente permiso. Es más, mantiene un conflicto con el Ayuntamiento desde hace años y acumula más de 80 sanciones por este motivo,  según comunicó el concejal del área, Juan José Pérez del Pino, a principios de 2019, ya que no dispone de autorización para recoger viajero en la estación de tren, llevarlos al Valle y terminar dejándolos a los pies del remonte de Safont. En este caso, la Concejalía de Movilidad lleva tiempo insistiendo que la competencia en transporte público es del Ayuntamiento de Toledo y esta empresa no puede interferir en la actividad.
De momento, la administración va desestimando todos los recursos de reposición que interpone la empresa alegando la falta de compentencia del Ayuntamiento, entre otras cosas, o el error en el destinatario de la sanción, puesto que en la mayor parte de los casos los trayectos corren a cargo de Viajes Reina, de la misma empresa. Se calcula que la empresa denunciada acumula sanciones por más de 16.000 euros, siempre que se aplique la multa mínima de 2.001, ya que podría establecerse mayor cantidad por cada una de las sanciones si así se determina en el expediente sancionador.
A esta deuda hay que sumar además la reciente sentencia del juzgado número 4 de Toledo, que obliga a pagar 65.000 euros a la UTE‘ City Sighteeing Toledo’ por incumplimiento de contrato y adeudo de esta cantidad por no abonar el importe de los bonos vendidos para ser canjeados por tickets en el bus turístico.