Subastan en Bélgica la postal más antigua de Toledo

J. Monroy
-

Un coleccionista anónimo se lleva por 74 euros la tarjeta de la Catedral número 54 de la Serie General de Hauser y Menet, circulada el 12 de septiembre de 1897 hacia Soiron

Subastan en Bélgica la postal más antigua de Toledo

Quizás para los coleccionistas de moneda o de sellos, pagar 74 euros por una pieza única sea una minucia. Más caro es para los coleccionistas de postales antiguas. Pues esta es la cifra que ha invertido uno de ellos por la que hasta ahora es la postal más antigua de Toledo, que salió de la ciudad el 12 de septiembre de 1897 hacia la pequeña localidad belga de Soiron, donde llegó cuatro días más tarde.
La postal se ha subastado desde Bélgica a través de un portal web francés. El lunes 19 de agosto concluía la puja, y el mismo coleccionista se llevaba por idéntico precio esta y otra postal de San Sebastián con idéntico destino, circulada en este caso el 1 de septiembre.
Se trata, hasta el momento, de la postal más antigua conocida de Toledo. Hasta hace bien poco, se conocían varias postales de la ciudad circuladas en 1898, hasta que comenzaron a aparecer las de 1897. Hace tiempo, le ofrecieron al Archivo Municipal una copia de la ‘Puerta de Visagra’ de Hauser y Menet circulada aquel año, pero su elevado coste impidió la compra. Pero la más antigua hasta el momento era la que se subastaba en otro portal, desde Cádiz que parecía estar circulada en octubre de 1897. Era también de la misma puerta.

Subastan en Bélgica la postal más antigua de Toledo
Subastan en Bélgica la postal más antigua de Toledo - Foto:
Hauser y Menet. Esta postal pertenece a la denominada como Serie General de Hauser y Menet. Los editores suizos, afincados en Madrid, ya publicaron varias láminas con fotos de la ciudad en 1892. También sacaron nada menos que quince postales de Toledo en el siglo XIX. Catorce de ellas pertenecen a una edición (conocida entre los coleccionistas como reverso 1) que comenzó a publicarse en abril de 1897. Una de ellas, incluso, pertenece a una edición anterior (reverso 1 - sello), que los suizos lanzaron a modo de prueba en 1896. Se trata de la titulada como ‘Puerta de Visagra’, número 44 de la Serie General.
Pero no se conoce ninguna circulada antes que esta número 54, titulada como ‘La Catedral’. Esta es una postal con una imagen de la fachada del templo en su conjunto, en la que queda claro que eso de los estanques en la plaza del Ayuntamiento no es una novedad del siglo XXI. Ya entonces existía uno circular donde hoy está el de Cristina Iglesias, en aquel caso, rodeado de árboles. Como en todas las postales de la época, la fotografía en realidad ocupaba poco espacio, apenas un tercio en esta ocasión. El resto del anverso es un espacio en blanco, que el remitente de la postal utilizó para escribir su mensaje, en una caligrafía muy limpia y en francés. El valor de la postal es todavía mayor por lo legible de la fecha y la firma.
Como también aumenta su valor el estado perfecto del sello de diez céntimos, de los conocidos por los coleccionistas como Alfonso XIII, ‘tipo pelón’, válidos desde el 1 de octubre de 1889; así como el perfecto estado de los dos matasellos, el de su salida a Toledo y el de su llegada a Bélgica.
En aquel reverso, sin dividir, solo se podía escribir la dirección, en este caso, la de la «señorita María Lacroin». Se trata del conocido como ‘reverso 1’ de Hauser y Menet, utilizado por los suizos en su Serie General para la primera edición de  postales, que lanzaron al mercado en 1897.