Los ancianos, en la diana

LT
-

Un robo con violencia e intimidación en Campillo de la Jara y un hurto en Santa Cruz de la Zarza alertan a la Guardia Civil para lanzar recomendaciones a los ancianos. En el primer caso, los autores se apoderaron de 2.800 euros sacados del banco

Los ancianos, en la diana

Dos casos recientes ocurridos en la provincia han puesto en alerta a la Guardia Civil sobre la abundancia de ancianos como víctimas de los delitos y han lanzado una recomendaciones para atajar episodios como estos de un delito de hurto y un delito de robo con violencia e intimidación. Ambos ocurrieron el pasado mes de junio.
El primero de ellos se cometió en la localidad de Santa Cruz de la Zarza, donde el delincuente se hizo pasar por un enfermero y accedió, mediante engaño, al interior de la vivienda, sustrayendo 1.000 euros que la víctima tenía guardados en la cómoda de la habitación.
El segundo de los casos se cometió en la localidad de Campillo de la Jara. La víctima había retirado 2.800 euros del banco y fue abordada por dos personas, una por la espalda que, utilizando el método del tirón, lograron sustraer una bolsa de papel que contenía el dinero que acababa de retirar del banco. Estos dos delincuentes fueron detenidos apenas dos días después por la Guardia Civil de Campillo de la Jara.
A fin de dar conocimiento de esas directrices a este grupo vulnerable, la Guardia Civil imparte charlas informativas dirigidas a la Prevención y Mejora de la Seguridad de nuestros Mayores. En esas charlas, los agentes recuerdan que en algunos ámbitos de su viva cotidiana, se les puede dar la circunstancia de ser víctimas de alguno de esos delitos (estafas, hurtos, robos con violencia…), así como sufrirlos cuando operan con una cajero automático, cuando navegan por Internet y realizan compras o cuando abren la puerta de su vivienda a desconocidos.
Por eso, la Guardia Civil da a conocer ciertas recomendaciones que lleven a nuestros mayores a sentirse más seguros, ya sea cuando se encuentre en su domicilio o en la calle, realizando gestiones con su banco o navegando por Internet. En la vía pública, intente caminar por la parte interior de la acera, colocando su bolso, si lo lleva, en el lado de la pared; evite hacer ostentaciones de joyas u objetos de valor; en grandes aglomeraciones, proteja su bolso o cartera; los delincuentes están muy experimentados en la comisión de estafas y por ello no debe aceptar ninguna proposición económica por muy ventajosa que sea.
 En su domicilio, no abra la puerta de su casa o portero automático a desconocidos; desconfíe de desconocidos que llamen a su puerta ofreciendo cualquier cosa, aunque digan representar a un organismo oficial; no atienda a servicios técnicos no contratados previamente y, si así lo hiciera, identifique a esa persona; no facilite datos personales o bancarios solicitados por teléfono; no marque teléfonos de tarifa especial ni devuelva llamadas a números desconocidos o llamadas perdidas, podrían darle de alta en servicios no deseados.
En el banco, no saque mucho dinero a la vez, no lleve anotadas sus claves e intente memorizarlas; cubra el teclado del cajero con la mano mientras teclea sus claves de acceso; intente domiciliar los pagos; hágase acompañar al banco por una persona de confianza.