scorecardresearch

Los sindicatos protestan contra el ERE de Unicaja

Mario G. Gutiérrez
-

«No lo vamos a consentir» afirman desde el entorno sindical, que confirma las dos jornadas de huelga para los días 26 de noviembre y 1 de diciembre

Los sindicatos protestan contra el ERE de Unicaja

Las secciones sindicales de Unicaja se manifestaron en la tarde de ayer en la Plaza de Zocodover frente a la sede de Liberbank en protesta de los despidos planeados por la entidad financiera.

Según palabras de Rosa Pilar Rodríguez, delegada de CCOO y en representación de las secciones sindicales de los trabajadores, «no se puede consentir» que una entidad que «da beneficios de más de 1.300 millones de euros quiera despedir a un tercio de su plantilla».

Hablan de «ERE impuesto», siendo Castilla La Mancha una de las regiones más damnificadas por el expediente regulatorio, y que verá cómo se cierran más de 140 oficinas en la región, de las que casi medio centenar serán en la provincia de Toledo.

Por ello,  plantean que en caso de ser necesario un reajuste se produzca «de forma voluntaria» y no en «condiciones lamentables» afirmó.

Además, según Rodríguez, este proceso originará «plantilla de primera y plantilla de segunda», a lo que añadió el hecho de una movilidad geográfica forzosa y con una desrregularización horaria, lo que les lleva a reiterarse en el «no al ERE de Unicaja».

Por su parte Sabina Caballero, delegada sindical de CSIF, confirmó que siguen vigentes las dos jornadas de huelga programadas para los días 26 de noviembre y 1 de diciembre.

Antonio Arteaga, secretario de organización de Sibanca, se mostró decepcionado con «la línea que Unicaja está llevando» durante las negociaciones, y lo comparó con el procedimiento llevado a cabo con Liberbank, con medidas que catalogó como «salvajes e indecentes», a costa de las condiciones laborales de los empleados.

También apuntó que no ve factible una mejora de las condiciones planteadas y tan solo se trata de una maniobra para «dilapidar tiempo y echar la fecha límite encima». De esta forma se forzarían las negociaciones para verse obligados a aceptar unas condiciones que  no creen que sean las más adecuedas.

En cuanto a la reunión mantenida ayer, Arteaga explicó que solamente se trató de entregar «las condiciones mínimas para que los trabajadores puedan desempeñar su labor» y apesadumbrado, comentaba que la empresa simplemente se ha limitado a informar que «lo estudiarán».

Además, se aventuraba a adelantar que, en la reunión que mantendrán hoy les comunicarán que no han sido aceptadas y «darán un pequeño paso más en su oferta» que seguirá siendo insuficiente dijo.