Iniciativa ve «un fracaso total del Consorcio» en 'Menores'

J.Monroy
-
Iniciativa ve «un fracaso total del Consorcio» en callejón d - Foto: Victor Ballesteros - Redactor gr

Hilario Alarcón pide explicaciones a Tolón de cómo un proyecto financiado con ayudas públicas que rondan los ochocientos mil euros termina con un uso turístico

La salida a la venta para apartamentos turísticos del edificio rehabilitado del callejón de Menores número 12, obra emblemática del Consorcio, es para Iniciativa Ciudadana «un fracaso total del Consorcio». Su portavoz, Hilario Alarcón, se lamenta de un nuevo caso de «inversiones fallidas del Consorcio». Además, también pide explicaciones a la alcaldesa, Milagros Tolón, y su edil de Urbanismo, Teo García, sobre el uso turístico de un proyecto cuyas ayudas públicas pueden rondar los ochocientos mil euros.
Recuerda Alarcón que este inmueble iba a ser un experimento, un proyecto elaborado por la Escuela de Arquitectura. La idea era rehabilitar un edificio de una forma distinta, diseñando un entramado de apuntalamientos. Más allá, Iniciativa sólo sabe que el proyecto costó en un principio medio millón de euros, presupuesto que después se amplió por la aparición de restos. Pero el colectivo vecinal desconoce la cuantía (si fueron 200.000 o 300.000 euros más) o cuánto aportó el Consorcio de este total, «porque, desgraciadamente, sigue siendo un secreto qué cantidad de dinero público va en los convenios del Consorcio». Todo ello, en una proyecto que durante varios años se destinaría a una especie de residencia de estudiantes.
Pues resulta que «no hubo residencia de estudiantes y la última noticia es la que leímos por La Tribuna, de que se había puesto en venta por 900.000 euros, además, anunciando como acicate para su compra, que tenía autorización para explotarse como apartamento turístico».
Alarcón califica de «fracaso total» para el Consorcio que inversiones con dinero público «terminan directa o indirectamente en el sector empresarial turístico». El portavoz vecinal recrimina que la burbuja empresarial turística esté especulando con los inmuebles del Casco.
A partir de ahí, Iniciativa pregunta, tanto a Consorcio, «que niega siempre la mayor», como a Ayuntamiento de Toledo, «que guarda silencio a pesar de estar presidiendo la Comisión Ejecutiva del Consorcio», cómo es posible que inmuebles financiados con dinero público y que en teoría deberían destinarse a uso residencial, nunca empresarial, acaban con licencia para apartamentos turísticos. Más aún cuando se trata de «cantidades enormes de dinero», que tiene que aprobar la mencionada Comisión Ejecutiva, presidida por la alcaldesa y con presencia del edil de Urbanismo. «Ellos tendrían que decir cómo un proyecto de ochocientos mil euros termina en apartamentos turísticos», apunta Alarcón, alarmado ante un escenario similar y agravado al de Aljibillos, «porque cuando no entran los especuladores inmobiliarios a través de las ayudas a viviendas, porque no pueden engañar lo suficientemente a la administración, entran a través de los convenios».
Más inversiones turísticas del Consorcio. Sin embargo, parece que las ‘ayudas turísticas’ del Consorcio pueden no quedarse ahí. Alarcón critica que este organismo público «insiste en las inversiones turísticas». Recuerda el reciente anuncio de subvención al hotel que se está construyendo en el número 10 de la calle Sillerías.
«El Consorcio ha descubierto de repente que la fachada de este edificio tiene un interés especial, y va a subvencionar la restauración de fachada y tejado; otra vez dinero público del Consorcio vuelve a subvencionar una obra de interés turístico», apunta Alarcón, que no puede ocultar su perplejidad ante esta situación.
Turisficación inmobiliaria. Iniciativa vuelve a oponerse a la «galopante turisficación inmobiliaria», que están viviendo zonas como el mencionado callejón de Menores.  No en vano, recuerda Alarcón que el Ayuntamiento ya ha cambiado el uso residencial del número seis de callejón de Menores, y le ha dado autorización para construir un hostal de 19 habitaciones.
Visto esto, apunta Alarcón, «el Ayuntamiento parece que se ha convertido en una agencia de facilitadores para los especuladores inmobiliarios de la burbuja turística». Se lamenta de que, una y otra vez, mientras dice estar preocupado por la población, no deja de cambiar usos residenciales por usos terciarios para hoteles. Mientras tanto, «se niega a intervenir en las viviendas turísticas».
El resultado se puede ver en números: hay menos viviendas vacías, pero también menos vecinos en el Casco. En la última mesa sobre la vivienda de la EMV, se redujo el número de viviendas vacías, desde las 1.600 de 2011, a las 1.200 de 2017. Por lo tanto, en estos seis años hay cuatrocientas viviendas menos vacías, mientras que, en el mismo periodo de tiempo, hay más de ochocientos vecinos menos en el centro histórico. «Es un ejemplo nítido de la turisficación inmobiliaria que está sufriendo el Casco», concluye Alarcón.