scorecardresearch

Urda se prepara para recibir a madres y niños ucranianos

J.M.
-

Cáritas gestiona la llegada inminente de un grupo de huidos a la 'Casa de Espiritualidad' del pueblo manchego

Urda se prepara para recibir a madres y niños ucranianos

El alcalde de Urda, Manuel Galán, encabezó el pasado día 12 una reunión especial en el Ayuntamiento manchego. La Guardia Civil, un médico del centro de salud, los trabajadores sociales municipales, el director del colegio y el responsable de la guardería pública acudieron a la convocatoria para coordinar la atención a las familias ucranianas que aterrizarán en breve en la 'Casa de Espiritualidad', junto a la Basílica del Santísimo Cristo de la Vera Cruz.

La Real Archicofradía del Cristo de la Vera Cruz de Urda puso a disposición del Arzobispado de Toledo este edificio anexo con una capacidad máxima para 42 personas. Allí, hay dormitorios y una biblioteca, entre otras dependencias, acondicionadas en los últimos días para la llegada de madres y niños ucranianos que han huido de la invasión rusa.

El alcalde de Urda explicó ayer en palabras a este diario que la organización de la llegada de estas familias depende del Gobierno de España, junto con Cáritas y una asociación católica. Desde la semana pasada, hay ya cinco monitores trabajando para allanar la instalación de estos ucranianos en esta localidad manchega de unos 2.500 empadronados.

De momento, desconocen el día que llegarán las madres y los niños huidos de Ucrania por la invasión rusa, iniciada hace ya casi tres meses. Pero no dispondrán de mucho margen de tiempo para organizarse cuando les informen del aterrizaje, por lo que el Ayuntamiento convocó la reunión el día 12 para pormenorizar las necesidades de estas familias. Por ejemplo, abordar con la Dirección del colegio público la matriculación de los niños.

«Los vecinos no sabían que iba a venir gente. Supone mucha gente para un pueblo como nosotros», indica el alcalde aunque la cantidad exacta todavía es desconocida.

No se tratará de los únicos ucranianos huidos de su país, sino que dos familias originarias de este país y radicadas en Urda desde hace más de 10 años, han traído ya a familiares suyos a vivir a esta localidad manchega. Desde hace aproximadamente un mes, están empadronados y cuatro niños van al colegio público.

Los municipios de la provincia se están volcando desde el inicio de la invasión con los ucranianos: tanto con el envío de material como con la recepción de los huidos. Por ejemplo, un hotel de Layos alberga desde finales de abril a unos 50 madres y niños, como ya informó este diario. «En Layos, tienen todo lo que quieren, y más», indicaba a este diario el alcalde, Rafael García-Patos, por la respuesta del municipio en forma de recogida de ropa y juguetes. El medio centenar de ucranianos llegó en autobús a este municipio localizado a unos 10 kilómetros de la ciudad de Toledo y cuenta con la supervisión del Gobierno de España. Dos integrantes de Cruz Roja permanecen junto a estas familias.