Un empate con la pizarra (3-3)

Ángel Sastre (ADG)
-

El CD Madridejos estrena su casillero con un punto que se le quedó corto después de adelantarse en dos ocasiones ante el Guadalajara

Un empate con la pizarra (3-3)

El CD Madridejos estrenó su casillero con un trabajado empate ante el Guadalajara, que igualó hasta por dos ocasiones el marcador. En un partido en el que nunca fueron por debajo, los pupilos de Félix Pérez sumaron su primer punto gracias, sobre todo, a la estrategia. Sus tres goles, anotados por Bangu -por partida doble- y Bamba, llegaron a balón parado.
El choque no pudo comenzar más movido. En apenas seis minutos ya se habían visto dos dianas, una por bando. Y las dos con un punto en común: el balón parado. El cuadro alcarreño se adelantó por mediación de Joan Grasa en el cuatro. El delantero catalán recibió sin oposición una pelota procedente de la cabeza de Revuelta dentro del área chica. El central peinó el balón a la altura del primer palo, tras un saque de banda de Mikel, y Grasa embocó al fondo de la red.
El Madridejos apenas tardó dos minutos en igualar la contienda. Esta vez, la jugada de pizarra partió desde la esquina. El balón, colgado con una gran parábola, fue hacia el punto de penalti. Allí le cayó a Bangu, que batió por alto al meta sin dejar caer el esférico. Y luego se puso por delante. En esta ocasión, Mikel botó una falta sobre la divisoria de ambos campos; Bamba, en la semiluna, la bajó con el pecho, asistió a Bangu, que firmó su doblete.
El segundo acto fue harina de otro costal. Aunque el desarrollo del juego resultó muy similar, el Madridejos fue más permeable que un Guadalajara que ya no solo tocaba, sino que llegaba y remataba. Antes del cuarto de hora, el Dépor vio como le anularon un gol y logró nivelar el marcador en el minuto 59. Makanjuola ganó la línea de fondo desde el perfil diestro y centró raso al segundo palo. El meta Fran no acertó a despejar con el pie y el balón fue a parar a un Iván Moreno, que, libre de marca, no tuvo prácticamente más que empujar el esférico para empatar.
Nivelado de nuevo el electrónico, el partido se convirtió en un auténtico correcalles. Los dos equipos iban y venían con más intención que criterio, lo que propició dos nuevos tantos, otra vez a balón parado. Se adelantaron los locales, tras una falta que botó Greuchi, que bajó Sissoko y que convirtió en gol un Bamba que recibió solo en el interior del área. Seis minutos después, Álex García firmó el golazo de la tarde, al clavar el balón en la escuadra en un lanzamiento de falta directa. Tras el 3-3 el partido decayó. Las fuerzas empezaron a fallar y ambos se conformaron con el punto, que sirve al Madridejos para estrenarse esta temporada.