Teresa Busto: «Lo que no nos falta en la factoría de Illescas son ganas y motivación»

J.A.J.
-

María Teresa Busto es la directora de la factoría de Airbus en Illescas y un testigo de excepción del 25 aniversario de la planta. Formó parte de la plantilla pionera de la fábrica que instaló la antigua CASA en 1991.Oriunda de Toledo, más concretame

María Teresa Busto, directora de la planta de Airbus en Illescas. - Foto: Yolanda Lancha

La directora de la planta de Airbus en Illescas nos cuenta las últimas novedades sobre la actividad en esta factoría referencia de la multinacional aeronáutica europea.
Airbus y EADS han convertido a Illescas y otras ciudades en  núcleos de peso en el sector aeronáutico ¿Estas ciudades pueden estar tranquilas ante el futuro de esta actividad?
Existe una total garantía. Fíjate si hay una total garantía que en pleno momento de crisis el empleo ha estado garantizado e incluso en alguna de las plantas hemos estado creciendo. Sí es cierto que este sector, a lo largo de la historia, siempre ha tenido fluctuaciones, pero el sector aeronáutico es uno de los más estables en cuanto a empleo. Y desde Illescas, como representante de esta planta, si que tenemos que agradecer esa visión estratégica que tuvo la antigua CASA (Construcciones Aeronáuticas, la antigua empresa pública española que se unió a la europea EADS) de diferenciar el antiguo trabajo manual en la fabricación de piezas de aviones de un componente nuevo: la fibra de carbono. Hemos integrado una producción con procesos automatizados separada de la fabricación tradicional.
Así hemos llegado a los 25 años de esta fábrica. Uno de los últimos hitos fue el inicio hace menos de un año de la fabricación de nuevas piezas para el avión A350. Entonces hablaba de la perspectiva de que la fábrica, entonces con unos 500 operarios, podría duplicar la plantilla en siete años. ¿Se mantiene esa previsión?
Tenemos motivos, los que nacen del crecimiento que ya ha tenido esta factoría. Hace 25 años, comenzamos aquí 30 personas. Tuve la satisfacción de formar parte de aquel equipo pionero como responsable de sistemas industriales, lo que entonces era una muestra de confianza importante en una persona joven y además mujer. Ocupábamos sólo 7.000 metros cuadrados. Después de haber pasado 25 años, somos ya 800 trabajadores y nuestras instalaciones ya ocupan 173.000 metros cuadrados. Esto es el progreso que ha tenido nuestra factoría sólo en términos directo. De modo indirecto, como ya comenté, también hemos sido un polo de atracción de empresas que trabajan con nosotros como Aernnova,  Excel... Nosotros hemos movido  a un montón de subcontratistas y fabricantes de un conjunto de piezas y otros colaboradores que tiene esta factoría que nos hace superar el millar de trabajadores en nuestro entorno. Desde luego, podemos decir que Airbus en Illescas es un generador importante de actividad industrial.
No nos gusta hablar de datos, pero si de que luchamos por lograr un avance absoluto, y estar presentes en la fabricación de más modelos de avión, no sólo del A350.  Lo que tenemos que ser es pioneros en todo lo que Airbus lance, y tenemos que estar preparados para ello para dentro de 25 años ser más grandes y poder hacer las cosas todavía mejor. Ojalá entonces todo quede duplicado.
Entonces, ¿se puede considerar que está funcionando el proyecto de parque tecnológico en torno a Airbus Illescas?
Está funcionando, pero más despacio de lo que nosotros querríamos. Teniendo en cuenta que en nuestro entorno hay un montón de terreno con el parque tecnológico de materiales compuestos, nos gustaría que eso se acelerara un poco más. Hasta ahora estamos contentos, por lo se creado, pero creemos que se puede llegar a más.
¿Otros deben poner su parte junto a Airbus, como las distintas administraciones, para que este parque crezca?
Sí. Hasta ahora todo nuestro crecimiento desde Airbus se ha debido a una estrategia clara desde la Administración central, con un Plan Tecnológico que supuso una inversión de unos 378 millones de euros. Esto generó que, no sólo nosotros en Illescas, sino que otros colaboradores nuestros en el desarrollo de la fibra de carbono se instalaran donde estamos.
En estos últimos años, hemos  venido demandando la continuidad de esta estrategia central para que no perdamos esa forma de trabajar. En este año hemos conseguido avanzar en esta nueva estrategia, y ya tenemos firmado un acuerdo de colaboración en el que se sientan las bases de ese Plan Tecnológico. Creemos que es una buena noticia para no quedarnos atrás frente a los demás países y empresas aeronáuticas y seguir avanzando tecnológicamente.
Hablamos de una estrategia del ámbito de la Administración nacional, ¿Se necesitan estrategias similares de otras administraciones más cercanas?
Necesitamos estrategias tanto local como provincial, regional y nacional. Tenemos puestas unas bases, pero hay que seguir con ello. No puede ser de otra forma.
Es evidente que esta factoría tiene un peso económico evidente en Illescas y su entorno. ¿Se puede medir esto?
Nosotros cuando empezamos hace 25 años con esta fábrica, en España representábamos un 4,5 por ciento de la participación en Airbus. Gracias a esos planes tecnológicos, esta factoría y las demás fue incrementando su participación hasta un 8,5 por ciento. Pero a esto se suma el trabajo de subcontratistas nuestros, como Aernnova. Y también hemos traído a España nuevos paquetes de trabajo como revestimientos de ala. Y todo eso hace que España represente ya un 11 por ciento de la fabricación total de Airbus.
¿Esto qué supone para Illescas, Toledo, y Castilla-La Mancha? Por lo que Airbus tiene en esta ciudad y en otros puntos de la región, se alcanza un 2,5 por ciento del PIB de Castilla-La Mancha.
Tras la ampliación de terrenos en 2011, ¿La factoría de Airbus en Illescas cuenta con superficie suficiente para sus necesidades?
Nosotros seguimos ampliando por las necesidades de fabricación del A350. Acabaremos una nueva ampliación de 10.000 metros cuadrados en este año. Estamos en obras para abarcar todas las piezas de aviones que tenemos que entregar. Teniendo en cuenta que este año solamente estamos fabricando piezas para cinco aviones A350 al mes, tenemos que llegar a trece aviones al mes, por eso necesitamos una nueva ampliación. Dentro de año y medio, igual necesitaremos otros 10.000 metros cuadrados más.
¿La fábrica cuenta en su entorno con suficiente personal formado y medios de enseñanza para sus necesidades?
De momento, no. Estamos trabajando con la Administración regional y la administración local para intentar crear un centro de formación. Pero sí que tenemos dificultades para encontrar mano de obra cualificada. Hasta ahora, nos estamos teniendo que ir fuera de la región para hacer contrataciones.
¿Qué camino hay que recorrer para cubrir esta necesidad de mano de obra cualificada?
Hay camino por recorrer en lo que es la formación en el trabajo de materiales compuestos (el punto fuerte de la actividad de Airbus Illescas). El ciclo de formación en montaje de estructuras aeronáuticas está cubierto, pero en cuanto a materiales compuestos lo estamos hablando con la Administración local y regional. Estamos en ello, trabajando en definir los ciclos formativos y cómo los impartimos, pero no lo hemos culminado.
Hablamos de la necesidad de nuevos ciclos de FP, ¿espera un progreso rápido en este asunto.
Espero que sí, porque si no hay ese progreso rápido ya no se va a necesitar. Las demás regiones ya  están progresando en este sentido. Nosotros ahora tenemos estos grados formativos que necesitamos en Madrid y en Sevilla y si no nos movemos rápido en Castilla-La Mancha tendremos que hacer las contrataciones en Madrid y Sevilla.
Y esta necesidad de plantilla formada no sólo la tenemos nosotros. También la tienen nuestros subcontratistas como Aernnova. Cuando hablo de la necesidad de un centro de formación para materiales compuestos no hablamos sólo de Airbus, sino de todo el entorno industrial que tenemos en nuestro alrededor. Queremos trabajar para ser un centro de un área con muchas empresas que trabajen con nosotros, y van bien las conversaciones para ello. Van lentas, pero bien, aunque nosotros como empresa vamos a una velocidad distinta.
¿El sistema administrativo español, en el que hay que hablar una cosa con el Ayuntamiento, otra con el Gobierno regional, otra con el estatal, resulta lento para las necesidades de una empresa como Airbus?
Yo tengo mi experiencia como responsable de materiales compuestos en una fábrica de Toulose (Francia), y sí que observé una clara estrategia con desarrollos en los ámbitos nacional, regional y local, con independencia de quién estuviera gobernando en cada institución. Era una estrategia industrial, no política.
Vine aquí hace tres años, me presenté a las autoridades locales, regionales y nacionales, y me pareció que gestión la estaba más influenciada por lo político. Y debemos tener en cuenta la planificación estrictamente industrial, porque si no nos van a pasar. Pero después de tres años trabajando con distintas instituciones, veo que han entendido la necesidad de esa estrategia y creo que esas conversaciones han resultado útiles. Y ahora sí que tenemos una estrategia nacional, tenemos que desarrollarla para seguir avanzando.
¿Qué otros retos, aparte de los que hemos hablado, tiene la factoría de Airbus en Illescas que superar para llegar al menos a cumplir otros 25 años?
El reto que tenemos es el de no perder la ventaja que ya llevamos ganada. Y para ello necesitamos consolidar el apoyo institucional, no solo a la factoría, sino a todo el tejido económico que se mueve en torno a ella. Y una clara apuesta por la investigación y el desarrollo que nos permita ofrecer desde Illescas a Airbus componentes  más competitivos. Lo que no nos falta en esta factoría son ganas, motivación y alegría para hacerlo. El personal de Airbus va a tirar siempre adelante de esta fábrica. Tenemos motivación para hacerlo y lo haremos.