Apacama prepara la cesión de un ecógrafo al hospital

J. Monroy
-

La Asociación celebraba ayer su segundo aniversario, con la idea prioritaria de mejorar la calidad de vida de las mujeres con cáncer de mama

Apacama prepara la cesión de un ecógrafo al hospital - Foto: David Pérez

Son dos años ya desde que naciera en Toledo la Asociación de Prevención y Atención para Mujeres Afectadas del Cáncer de Mama de Toledo (Apacama). Para conmemorarlo, celebró un pequeño acto en el Cigarral Monte Rey, que contó con la presencia de las concejales del equipo de Gobierno Marta Medina y Ana Belén Abellán. Durante este encuentro, la presidenta de la Asociación, Valle Martín, anunció que Apacama está en trámites para poder ceder un mamógrafo al hospital de Toledo.
Hay buenos tratamientos para combatir el cáncer y sus dolores. Pero para eso, apuntó Martín, hay que detectar el cáncer a tiempo. En estos momentos, el ecógrafo se está compartiendo con otros servicios. De ahí la idea de poder ceder un ecógrafo exclusivo para esta tarea, «que no haya lista de espera y calmar los dolores, que dejen de sufrir». Además, a partir de diciembre Apacama regalará en planta a cada mujer intervenida de cáncer de mama una manta polar, para que sea más llevadero el proceso.
No es la única reivindicación de este colectivo. Destacaba el buen trabajo de los profesionales médicos en Toledo, aunque todo se pueda mejorar (se acuerdan aquí de las listas de espera). Pero el plástica muchas veces se está mandando a las mujeres a Albacete, y el tac para revisar recaídas está en Ciudad Real. El Sescam ha prometido uno en el nuevo hospital de Toledo y las mujeres de Apacama serán pacientes, pero reivindicativas.  
Dos años. En dos años, Apacama tiene más de trescientos socios, mujeres y hombres, afectadas, familiares, simpatizantes y gente concienciada. En este tiempo, destaca Martín, la Asociación ha estado haciendo diversos talleres. «Para nosotros es importantísima la cantidad de vida, evidentemente, que para eso luchamos y tenemos unos médicos extraordinarios aquí en Toledo; pero también consideramos que es importante la calidad de vida, nos tenemos que cuidar», apunta la presidenta.
Y lo mejor, les dice la experiencia, cuando estás pasando por un trauma como un cáncer que no sabes si vas a superar, «que una persona que lo ha pasado y superado». Así comenzó a unirse un grupo de mujeres, que vieron que lo que más les reconfortaba era «ver a alguien que se estaba tomando una caña y bailando, que lo había superado y te decía que esto se pasa».
De ahí el intento de dar calidad de vida a las pacientes con cáncer de mama. Lo hace Apacama a través de talleres, desde El yoga de la risa, a Mejora tus relaciones o cómo combatir el linfedema y paliar los dolores.