La Academia de Infantería despide al coronel director Marcos

A.D.M.
-

El acto en honor a la patrona de la Infantería estuvo presidido por el general Fernando Alejandre. El Ayuntamiento y el sacerdote 'Quillo', nombrados alféreces honoríficos

La Academia despide al coronel director Marcos - Foto: Yolanda Redondo

«He visto cosas que vosotros no creeríais»: desde infantería atravesando un río helado con el agua por el pecho hasta paracaidistas saltando sobre Irak. El general de Ejército Fernando Alejandre, jefe de Estado Mayor de la Defensa, parafraseó el conocido monólogo de Blade Runner, la película de Ridley Scott del año 1982, para destacar en la Academia de Infantería el valor y la capacidad de sus representantes. Las «naves en llamas más allá de Orión» o la «puerta de Tannhäuser» mencionadas en el futurista relato de la película fueron sustituidas, en su alocución del cerro de San Blas, por las tropas iberas atravesando los Alpes con Aníbal, los tercios viejos en el Camino Español o quienes participaron en la batalla de Krasni-Bor. Qué duda cabe, sin embargo, que con actos como el celebrado ayer, en honor a la patrona del Arma de Infantería, el recuerdo de aquellos hechos permanecerá vivo y no desaparecerá «como lágrimas en la lluvia». O, como también manifestó el general de Ejército Alejandre durante su alocución, «si la situación lo demanda, España sabe que puede contar con la Academia de Infantería».
La jornada amaneció plenamente invernal en la Academia de Infantería: el frío, la niebla y la humedad características de estas fechas dieron la bienvenida al recinto a los protagonistas de la jornada, fundamentalmente la alcaldesa de Toledo (como representante del Ayuntamiento) y el sacerdote José Antonio Jiménez ‘Quillo’, a quienes se concedió el título de Alférez Cadete de Infantería Honorífico. Este galardón «no es un reconocimiento a la fama ni a la gloria», manifestaron desde la Academia, sino «un reconocimiento especial a quienes habéis destacado por vuestro afecto, por vuestra estrecha cooperación y por vuestro apoyo desinteresado».
También asistió una pequeña representación holandesa como guiño al denominado «milagro de Empel», que tuvo lugar cuando a finales del siglo XVI un tercio de soldados españoles fueron capaces de romper el cerco enemigo tras encontrar una imagen de la Virgen.
Fue la última celebración de la patrona del actual director de la Academia, el coronel Francisco Javier Marcos Izquierdo -que muy pronto cederá el testigo de la institución a su sucesor, el coronel Antonio Armada Vázquez-, quien destacó entre los «principios, valores e ideales» que mueven a sus miembros «la lealtad al Rey, la defensa de España, de su unidad y de sus principios constitucionales». Ante los aproximadamente 4.000 asistentes congregados en el recinto castrense, Marcos Izquierdo destacó la formación de los cadetes y la capacidad de sus mandos: «Son hijos e hijas de España que llegado el momento no dudarán en combatir, en arriesgar sus vidas, para que ustedes vivan en paz y disfruten de días como este con normalidad».
Entre las autoridades civiles que asistieron al acto es posible destacar la presencia de la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón; el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca, y la consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez Pérez. Fueron muchos los representantes institucionales que les acompañaron, desde diputados como Vicente Tirado (PP) o Manuel Mariscal (Vox) -el único que renunció al abrigo para defenderse del húmedo frío- hasta el sacerdote Santiago Calvo, antiguo deán de la Catedral, o el coronel José Luis Isabel, secretario de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo. Otro de los presentes fue el presidente de Eurocaja Rural, Javier López Martín. Asistieron, asimismo, el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, y el exalcalde de Toledo Agustín Conde.  
Décimo de la once. Más allá del barrio de Santa Bárbara y de los cerros de San Blas y de la Sisla, la Academia de Infantería estuvo ayer presente en millones de hogares españoles gracias al cupón de la ONCE. Con este gesto, el de dedicar al décimo la imagen de la institución castrense en el día de la Inmaculada Concepción, ha querido la institución «agradecer a la Academia de Infantería la relación mantenida durante años» y «la sensibilidad de permitir el acceso de nuestros agentes vendedores». Así se lo manifestó recientemente el delegado territorial, Carlos Javier Hernández Yebra, al coronel director de la institución castrense. Este, por su parte, destacó el buen entendimiento históricamente mantenido entre ambas corporaciones.