Unos 300 coches marchan por Toledo por la libertad educativa

La Tribuna
-

La movilización contra la ley Celaá reúne a docentes, familias y alumnos vinculados, en la mayor parte de los casos, a la educación concertada y la educación especial. Cargos del PP, Cs y Vox apoyan la protesta de la marea naranja

Los opositores a la Ley Celaá redoblan presión al Gobierno (foto de la movilización del pasado día 17 en Zocodover) - Foto: David Pérez

Varios centenares de vehículos han recorrido las principales calles de los barrios de Santa Teresa y Buenavista expresando su rechazo a la nueva ley educativa impulsada por el Gobierno de España, una normaya ha aprobada por el Congreso de los Diputados y que será ratificada por el Senado en los próximos. La manifestación, que ha partido y concluido en el recinto ferial de La Peraleda, estaba convocada por la plataforma Más Plurales, la misma entidad que ha organizado medio centenar de marchas similares en otras tantas ciudades españolas y que convocó, con éxito, una movilización similar hace cuatro semanas. 

El color naranja ha vuelto a ser el principal signo distintivo de la protesta. La marcha sobre ruedas ha transcurrido sin incidentes y bajo un ambiente festivo. Las principales reivindicaciones han girado en torno al futuro de las educaciones concertada y especial, al carácter ideológico que le atribuyen a la nueva norma y al daño que implicará a medio y largo plazo una nueva rebaja en el nivel de esfuerzo de los estudiantes. Los asistentes han reinvidicado su derecho a elegir la educación que reciben sus hijos, han defendido al español como lengua vehicular en todo el Estado y han protestado por el caso omiso que estas movilizaciones han merecido por parte del Gobierno y sus socios parlamentarios.

Decenas de profesores y centenares de padres y alumnos han participado del acto. Los centros educativos concertados de la capital y de aquellas localidades de la provincia en los que la concertada está implantada han tenido representación en un evento en el que se ha pedido paralizar la tramitación de la norma.

En el acto han participado cargos de los tres principales partidos de la oposición en los gobiernos local, regional y central. Tanto PP, como Cs y Vox han asistido a la muestra de repulsa. En el caso del PP, su representación ha estado formada por la portavoz en el Ayuntamiento, Claudia Alonso, y varios de sus concejales, además de la secretaria general del PP de Castilla-La Mancha, Carolina Agudo.