scorecardresearch

Un proyecto europeo reforzará el cuidado de los mayores

Leticia G. Colao
-

La iniciativa, pionera en la región y referente en el resto de España, busca ser un apoyo a las familias y un respiro en los cuidados, así como una garantía de bienestar y autonomía para las personas mayores.

Un proyecto europeo reforzará el cuidado de los mayores - Foto: Manu Reino (EFE)

La consejera de Bienestar Social, Bárbara García Torijano, y la alcaldesa de Talavera, Tita García Élez, han presentado hoy un proyecto piloto que «pone a las personas mayores en el centro» y que será pionero en Castilla-La Mancha. El proyecto de Atención Integral y Centrada en la Persona (AICP) recoge actuaciones innovadoras para avanzar en el cambio de modelo de cuidados de larga duración en domicilios, residencias y entornos comunitarios.

La iniciativa, que se desarrolla en otras cuatro comunidades españolas -Comunidad Valenciana, Navarra, Aragón y Ceuta-, cuenta con 3,8 millones de euros a nivel nacional, financiada por el Ministerio de Asuntos Sociales y Agenda 2030 a través de los Fondos Next Generation.

El Ayuntamiento de Talavera acogió ayer la firma del convenio de colaboración por el que la ciudad acogerá el proyecto piloto de este plan innovador en la región. Acompañaron a la consejera y a la alcaldesa, Pilar Rodríguez y Juan Ignacio Vela, presidentes de la Fundación Pilares y la Asociación Lares, organizaciones colaboradoras del proyecto.

Al acto asistieron también la directora general de Mayores, Alba Rodríguez; el delegado de la Junta en Talavera, David Gómez Arroyo; y el delegado provincial de Bienestar Social, Maximiliano Muñoz.

El programa 'Actuaciones innovadoras para avanzar en el cambio del modelo hacia la atención integrada y centrada en la persona' incide en combatir la soledad no deseada y la dependencia. Lo hará con nuevos profesionales de diversos ámbitos sociales que mejorarán la vida de las personas mayores, con atención especializada e individualizada en sus viviendas para aquellos que desean hacerlo así y reúnan las condiciones adecuadas, y los que, por el contrario, decidan hacerlo en residencias comunitarias.

García Torijano explicó que el convenio «dará una respuesta y unos resultados a unas atenciones más que merecidas de Castilla La Mancha», subrayando que se centrará en la atención, el cuidado, los refuerzos y las prevenciones para las personas mayores, y a la vez ejerciendo un apoyo fundamental para las familias.

La consejera recordó que «afortunadamente» la esperanza de vida es cada vez mayor, por lo que en el Gobierno de García-Page es fundamental trabajar en la prevención y en el envejecimiento saludable. «Hay que poner a disposición de la ciudadanía cuantos más recursos mejor, para que en cada etapa de la vida de una persona mayor pueda recurrir o acceder al recurso que más de adapte a sus necesidades y circunstancias», añadió.

En Castilla La Mancha hay más de 390.000 personas mayores de 65 años y la región cuenta actualmente con ocho residencias públicas con cerca de 850 personas entre plazas públicas y privadas, según los datos aportados por García Torijano.

La alcaldesa de Talavera, por su parte, mostró su orgullo de que la ciudad sea la primera en acoger esta iniciativa que tiene «a las personas como eje central de las políticas».

Es una de las áreas principales de su Gobierno, dijo, con una «apuesta decidida» por proteger y cuidar el patrimonio social de la ciudad, «el que nos hace sentirnos tan orgullosos de lo que somos y de lo que tenemos», así como por apostar por un cambio de modelo social. En este sentido, recordó que son 2.700 los usuarios que participan actualmente en las actividades de mayores y dependencia que ofrece el Consistorio.

La alcaldesa destacó un proyecto en el que «se pone alma y corazón» y explicó que viene a ayudar también a las familias, subrayando que «es importante cuidar de quienes nos cuidan».

Las personas mayores, en el centro. Desde la Fundación Pilares, Pilar Rodríguez, presidenta y directora del proyecto AICP, indicó que esta novedosa iniciativa busca "perfeccionar el modelo para que los mayores que así lo quieran, puedan seguir viviendo en sus casas, sin que las familias sufran solas el peso de los cuidados», e insistió en la importancia de la comunidad. Se trabajará en un núcleo 40 viviendas de personas que presenten riesgo de vulnerabilidad o soledad, en un acompañamiento a las personas y a sus familias, y teniendo en cuenta la accesibilidad de la vivienda para adaptarla al usuario y prevenir así institucionalizaciones innecesarias».

Juan Ignacio Vela, de la asociación Lares, explicó que en el ámbito residencial se ofrecerá formación a los profesionales de los centros, con prácticas que conduzcan a un modelo de atención integral poniendo a la persona en el centro y se creará la figura de los 'facilitadores' que «propiciarán el proceso de cambio a este modelo desde dentro de la residencia». Será un trabajo con resultados evaluados por consultores y auditores.

La consejera de Bienestar Social confió en que el nuevo proyecto ofrecerá «unos buenos resultados no sólo en Talavera de la Reina», donde se trabajará en el ámbito comunitario y en la residencia 'Virgen del Prado', «sino igualmente en otras siete residencias de nuestra región donde también se va a llevar a cabo este proyecto».

Cambio de mirada. El nuevo proyecto de Atención Integral y Centrada en la Persona (AICP) pretende un «cambio de mirada» en la atención de las personas mayores y en situación de dependencia que promueva el bienestar de la persona y la autonomía para mantener el control de su vida.