Compañía para el crucificado del amor

miércoles, 17 de abril de 2019

Desde la prestada parroquia de San Andrés, el Cristo del Amor recorrió las calles del Casco histórico en busca de conventos, en una recreación de las Siete Palabras, que le llevó por complicados espacios, como los cobertizos, donde el Cristo más ‘moderno’ de los que procesionan por las calles de Toledo fue ‘agasajado’ con una saeta.