< Volver

galeria

Llueve sobre mojado

jueves, 2 de septiembre de 2021

Llueve sobre mojado. Tras Filomena llegó la gota fría a finales de agosto. Toledo tardará en olvidar la DANA reforzada que azotó el 31 de agosto y 1 de septiembre y trajo lluvias torrenciales y fuertes rachas de viento que dejaron 35 litros por metros cuadrado en dos horas, concretamente entre las tres y las cinco de la tarde. El desbordamiento de los arroyos Valdecubas, de la Rosa y Salchicha provocaron riadas e inundaciones en los barrios de Azucaica y Santa Bárbara, respectivamente, y desprendimientos en la carretera del Valle que obligaron a cerrarla al tráfico por seguridad. También hubo que cortar la circulación en el puente de la Cava y en la TO-23, la carretera que une Toledo con el Polígono, donde una balsa de agua atrapó a medio centenar de vehículos.

El intenso aguacero que sacude la provincia de Toledo también dejo un paisaje desolador en los municipios que circundan la capital regional, especialmente en aquellos situados al sur de la ciudad imperial. Tras las lluvias, localidades como Argés, Burguillos, Cobisa, Guadamur o Polán sufrieron las peores consecuencias. Las tormentas han alcanzado un volumen de precipitación muy elevado, lo que ha impedido la correcta evacuación del agua. Una situación que, unida a la urbanización de las riberas o los cauces de los arroyos mencionados, agravaron lo sucedido. Los destrozos materiales afectan a viviendas particulares, explotaciones agrícolas y ganaderas y recursos de uso público. El Gobierno de Castilla-La Mancha, así como las localidades afectadas han pedido la declaración de zona catastrófica.