La Tribuna de Toledo
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

La creación de un «cinturón verde» lleva más de diez años de retraso

latribunadetoledo.es - lunes, 26 de mayo de 2014
Paseo de la Vega de Toledo - Foto: David Pérez
La recuperación de caminos debe aprovecharse para conectar entre sí las vegas del Tajo y los parques forestales que rodean la ciudad ya que el uso es calve para la conservación

redacciontoledo@diariolatribuna.com

El futuro urbanismo de Toledo capital no sólo debe ser respetuoso con los valores naturales que aún perviven en la ciudad sino ingeniárselas para la conservación de espacios como las vegas que corren el riesgo de deteriorarse cuando la agricultura deje de ser rentable. Poner en uso los caminos y vías pecuarias, conectar los espacios verdes con paseos arbolados o recuperar las riberas del Tajo son algunas propuestas del informe sobre ‘el metabolismo urbano’ elaborado para el Ayuntamiento de Toledo por ‘Gea21’ (Grupo de Estudios y Alternativas SL).
En este caso que el estudio tenga fecha de julio de 2004 no condiciona la validez de sus conclusiones porque la ciudad no ha experimentado grandes cambios en la década, precisamente por el parón inmobiliario. Pero al mismo tiempo su lectura pone en evidencia que el Gobierno municipal ha hecho muy poco por convertir en realidades las ideas que no dependen de la puesta en marcha de proyectos de construcción. Por ejemplo, continúa sin novedad la «casi nula accesibilidad peatonal desde el casco de Toledo a su entorno rural inmediato».
Las últimas semanas, por iniciativa de Izquierda Unida, se empieza a hablar de la recuperación de los caminos públicos que ya sugería el documento. Hace diez años se preocuparon de «identificar y cartografiar los caminos tradicionales, estructurantes del territorio, y que poseen un valor ecológico, histórico, cultural y educativo» llamando la atención sobre la necesidad de que sean «preservados en su totalidad, en longitud y anchura, como patrimonio municipal, frente a posibles agresiones derivadas del desarrollo urbano».
Al mismo tiempo recuerdan que la Comunidad Autónoma es responsable de las vías pecuarias que «forman parte del patrimonio público de gran importancia histórico-cultural».

las vegas. Por simple omisión, han tenido más suerte las vegas. Lo dicen los propios autores del informe y es como si el tiempo no hubiera pasado: «el aprovechamiento agrario continuado es uno de los responsables de la conservación de un paisaje cuanto menos digno y peculiar» en las inmediaciones del núcleo urbano que, bajo su punto de vista, debe ser valorado «como un privilegio en las ciudades europeas». El problema es que esa explotación agraria está llamada a desaparecer «por su carácter marginal y poco competitivo», dicen.
A las vegas les conceden «indudable interés ecológico, cultural, educativo, recreacional, hidrológico y cinegético» de manera que la desaparición «sería lamentable desde todos esos puntos de vista, y muy especialmente por la perdida de un recurso paisajístico de primer orden».
Lo que reclaman, más que su mera protección, es que sean «potenciados como lugares de indiscutible valor ambiental». En concreto, para la Huerta del Rey creen que la solución, «debido a su proximidad al casco de Toledo y a sus necesidades», lo más adecuado es plantear un proyecto semejante a la Casa de Campo de Madrid.
También sugieren el uso de la vega alta para viveros de plantas autóctonas, escuelas de jardinería y paisaje, granja-escuela, hípicas de baja densidad, restaurantes y hoteles «para celebraciones masivas», centros de interpretación de la naturaleza o para cursos sobre medio ambiente. Para la Vega Baja sólo piden la protección de los «márgenes del río».

parques periurbanos. El otro pulmón verde de Toledo, junto al monte mediterráneo de los cigarrales, son los parques forestales que rodean la ciudad: Fuente del Moro, la Bastida, Los Pinos (carretera de Madrid y San Antón) y los encinares del Polígono.
Conectando los parques por caminos, propone «dotar a la ciudad de un gran anillo verde en el que se sucedan parques existentes con nuevas zonas arboladas, zonas de esparcimiento, redes de senderos y zonas cultivadas con una vocación de mantenimiento de paisaje rural».
También sugiere abrir «una serie de caminos arbolados» que sirvan de acceso a la ribera «desde los nuevos barrios» contando con las pequeñas acequias que ya existen para regar y teniendo como premisa que lo mejor es plantar especies autóctonas que requieren menos cuidado y menor coste para mantener.
Finalmente, rechazan la visión del «urbanismo convencional» que justifica «el aprovechamiento masivo del territorio» bajo la excusa de que acabará degradado por actividades incontroladas y se postula a favor de «una visión más equilibrada» donde la conservación del campo o de la naturaleza sea un factor «intrínseco al propio hecho de hacer ciudad». «No se trata de enfrentar ambas opciones territoriales, sino de armonizarlas y que una permita el funcionamiento de la otra», concluyen.
 

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter

>Resultados Deportivos

Fútbol
Al Jazira 1 Real Madrid 2 Finalizado
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
La Tribuna de Toledo digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol