La Tribuna de Toledo
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Salud y Estilo de Vida

Trabajo isométrico. Moldea tu cuerpo sin moverte del sitio

Jorge Fraguas - sábado, 29 de noviembre de 2014
Aunque se trata de un tipo de terapia de recuperación muscular que se viene aplicando desde hace tiempo, ahora ha cobrado mucha fuerza en los gimnasios, especialmente para fortalecer y moldear la zona core, la del abdomen

El culto al cuerpo es un hecho. Los estereotipos corporales promovidos por los medios visuales y la mayoría de los diseñadores han hecho que en los últimos tiempos, en realidad décadas, quien y más y quien menos se preocupe por su imagen, aunque, paradójicamente, cada vez son más las personas con sobrepeso. Los gimnasios han crecido casi como setas en los últimos años y en ciertos horarios es incluso complicado disfrutar de un buen entrenamiento sin apreturas en las instalaciones deportivas.
Quien no practica ejercicio suele poner como primera causa la pereza, generada por un movimiento continuo que, aunque tiene su recompensa cuando se termina y se pasa por la ducha, no deja de resultar cansado. Sin embargo, no todo el mundo sabe que se puede adquirir cierto tono muscular sin moverse del sitio. La clave está en el conocido como trabajo isométrico, que cada vez toma más fuerza en los gimnasios, dados sus buenos resultados, especialmente en la zona core, la que tiene que ver con el abdomen y las lumbares.
El trabajo isométrico, como su propio nombre indica, pasa por ejercer presión con ciertas partes del cuerpo pero sin moverse del sitio. De esta forma, aunque se trabaja la musculatura, la sensación de cansancio generada por el movimiento se reduce, si bien la gente que lo practica sabe que el trabajo isométrico también requiere un esfuerzo importante, porque salvo que la genética te acompañe, con el posible consiguiente ‘odio’ por quienes pasan hambre y se ‘matan’ en los gimnasios para tener un cuerpo similar al de esas personas, cualquier trabajo que pase por tonificar y estar en forma supone, se quiera o no, un ‘sacrificio’.
No todo el mundo conoce las técnicas isométricas, pero lo cierto es que son varias las décadas que se lleva estudiando. Así, como indican desde el Grupo de investigación PAFS (Promoción de la Actividad Física Para la Salud) de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), esta forma de entrenamiento se conoce desde los años 50. Sin embargo, Friedrich Jahn (1778-1852), conocido como el ‘padre de la gimnasia’, ya decía en 1816 que «el mantener un objeto horizontalmente durante largo tiempo proporciona un gran entrenamiento», lo que corresponde, efectivamente, a una contracción isométrica de la musculatura.
Ya en el siglo pasado, durante la I Guerra Mundial, en el ámbito médico, recuerda este grupo de investigación multidisciplinar de la Universidad castellano-manchega, se aplicaron las tensiones isométricas como medio de rehabilitación de heridos de guerra. Es decir, se trata de unas técnicas que ya han sido ampliamente estudiadas, aunque fue, sobre todo, a partir del año 1953, cuando dos jóvenes médicos llamados Muller y Heltinger empezaron a investigar sobre el entrenamiento isométrico y el desarrollo de la musculatura de una forma más contundente con respecto a lo hecho hasta ese momento.


Este tipo de entrenamiento tiene especial interés cuando, debido a una determinada lesión, esté desaconsejada o impedida la movilidad articular. De esta manera, nos permitirá fortalecer la musculatura y tendones implicados durante esta situación.
Paralelamente, este trabajo es «de gran utilidad» cuando se precisa fortalecer la musculatura en una posición determinada del gesto deportivo o en movimientos funcionales concretos. Por ejemplo, en personas mayores con poca fuerza para levantarse de una silla, puede ser interesante trabajar de forma específica los músculos implicados en la primera parte del movimiento de forma isométrica. Además, este trabajo, con la ayuda de un profesional, puede ser igualmente apropiado para trabajar patologías tendinosas y ejercicio en personas con osteoartritis y artritis reumatoide.
Este tipo trabajo, en la actualidad, se está utilizando principalmente para el fortalecimiento de los músculos implicados en el mantenimiento de una buena postura, ya sea en actividades cotidianas como deportivas. Por ejemplo, el trabajo del core, trabajo para la espalda sana, algunos movimientos de pilates, yoga, etc., son actividades que incluyen también el trabajo isométrico dentro de su rutina.
Sin embargo, recuerda el grupo de investigación, cuando el objetivo es el fortalecimiento en movimientos o gestos deportivos, este trabajo es un primer paso útil en determinadas circunstancias que precisa de una transferencia al movimiento, en este caso con contracciones dinámicas a velocidades específicas.
El trabajo isométrico bien planificado puede ser una herramienta muy útil y segura, sin embargo deber asegurarse el ritmo respiratorio durante el ejercicio, evitando aguantar la respiración, es decir, lo que se conoce como maniobra de Valsalva. Esta maniobra eleva la presión sanguínea, sobre todo si se realiza a elevada intensidad, y en este caso para personas hipertensas o con patología cardiovascular no seria aconsejado. El fenómeno comienza con una respiración profunda seguida por el cierre de la glotis y por la contracción de los músculos, sobre todo abdominales, que es para lo que más se usa el trabajo isométrico en los gimnasios; el elevado esfuerzo en apnea -sin respirar- aumenta la presión intratorácica e intraabdominal y provoca una disminución del retorno venoso al corazón, lo que aumenta el ritmo cardíaco en exceso.
En cualquier caso, contando siempre con el asesoramiento de los técnicos deportivos, incluso del médico si se tienen dudas de la aptitud para la realización de este tipo de práctica, su ejecución es sencilla y además permite desarrollarse, por sus características, en un reducido espacio, justo el que ocupa el cuerpo del practicante. Por tanto, la casa de cada uno puede convertirse en un gimnasio improvisado donde se puede lograr cierto tono muscular sin moverse del sitio. Ya sólo queda ponerse con el trabajo isométrico y lucir unas buenas abdominales el próximo verano.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Toledo se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD