La Tribuna de Toledo
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

sábado, 19 de abril de 2014
Local
2014, AÑO GRECO

Llorenç Barber pide a Toledo implicación para el concierto de campanas del sábado

ademingo@diariolatribuna.com - martes, 14 de enero de 2014

Compartir > >
Compartir esta noticia en Tuenti Compartir esta noticia en Meneame Compartir esta noticia en Buzz Compartir esta noticia en Windows Live Compartir esta noticia en Delicious
El compositor y musicólogo prepara desde el pasado fin de semana el Concierto de Campanas "Grecos Aires". Participarán quince campanarios del Casco Histórico, aunque a su responsable le gustaría que esta cifra creciera

«Cuando Rilke contempló la obra del Greco en Toledo dijo que nunca había visto una pintura con tanto aire. Creo que con toda la ciudad sucede lo mismo. Toledo es aire. Es espacialidad. Algo que yo pretendo trasladar a través de algo que precisamente está en contacto con su atmósfera, y eso son las campanas». El compositor y musicólogo Llorenç Barber, que el próximo sábado coordinará el Concierto de Campanas ‘Grecos Aires’, con el que la Fundación El Greco 2014 dará la bienvenida al centenario del pintor y que mañana será presentado oficialmente, reivindica la implicación y participación de todos los vecinos de Toledo. No solamente pide asistentes para este participativo recital, que transcurrirá en el Casco durante 50 minutos, sino también las facilidades necesarias para acceder a los campanarios.

«Ya sé que hace muchos años que las campanas no se tocan habitualmente, y que el tradicional abrazo de los campaneros ha sido sustituido por mecanismos eléctricos que, por cierto, siempre suenan igual y suenan fatal. Me niego a tocar campanas pulsando un botón: me parece una estupidez y algo impropio de músicos».

Barber explica que el recital de campanas, ante todo, es una propuesta plurifocal. «A diferencia de los conciertos que son interpretados en auditorios convencionales, donde los músicos están todos juntos, el concierto de campanas implicará a la ciudad entera, a esa isla circular inexpugnable que es Toledo vista desde arriba». Por eso es tan importante para él contar con el mayor número de campanas posible, «para que no se interrumpa la continuidad sónica en ese círculo envolvente que es el Casco».

Otra diferencia con respecto a los conciertos típicos será la participación del público. «No tendría sentido que la gente permaneciera sentada. Es un concierto para andar, para levantar las orejas, como los perros de caza, y husmear sonidos en el aire». Llorenç Barber asegura que esta necesaria implicación por parte del espectador-oyente-asistente, «que es en realidad quien compone su propia obra», es un planteamiento característico de la vanguardia clásica y que cuenta con precedentes artísticos como Marcel Duchamp, Joseph Beuys y el movimiento Fluxus, por citar solamente algunos ejemplos. Por lo demás, «será un concierto como cualquier otro: serio, cronometrado, pautado... Repito: una novedad que probablemente resulte llamativa a quien no haya nunca participado en este tipo de propuestas es que no se encontrará la orquesta amontonada, sino repartida, envolvente, algo que, en realidad, tiene mucho que ver con la música wagneriana».

Llorenç Barber recomendaría, para abarcar cuanto más mejor, trasladarse a terrazas elevadas o incluso escuchar el concierto desde fuera de la ciudad, «aunque no me atrevo a proponerlo porque no podemos controlar la climatología y, como haga viento, quedará claro que Eolo compone mejor que yo... [ríe]». Cuanto más húmeda sea la atmósfera, continúa, «el sonido será más grave, más ampuloso, más bello y resonante, porque en Toledo hay buena piedra y sobre ella rebota». Por el contrario, si el tiempo es seco, el sonido de las campanas «será mucho más puntiagudo, menos reverberante». No se sabrá hasta que llegue el mismo momento de la ejecución: «El arte público debe ser así. La ciudad no es un salón de actos».

El concierto incluirá, de manera coordinada con el sonido de las campanas, una serie de explosiones pirotécnicas (por parte de la empresa Vulcano). «No me gustaría que la gente lo interpretase como un espectáculo independiente, sino como un complemento al concierto, como si los fuegos formasen parte de la partitura, como si los diferentes efectos fuesen el contrabajo, el flautín o el oboe de mi orquesta».

Con ‘Grecos Aires’ Llorenç Barber pretende conjugar «la vieja España barroca con las actuaciones de arte público en el espacio ciudadano». Es consciente de que la postmodernidad, «harta de esquemas preestablecidos, harta de que la cultura se concentrase solamente en el interior de museos y auditorios, pide salir a la calle».

Su estrecha vinculación con las campanas suma ya varias décadas, desde que se construyó «un campanario de bolsillo» a partir del cual ofreció su primer concierto de estas características, que tuvo lugar en el Instituto Alemán de Madrid. «Fue entonces cuando caí en la cuenta de lo estúpidos que somos: tenemos muertos de risa, en nuestras ciudades históricas, unos magníficos instrumentos de los que no aprovechamos más que el uno por ciento».

Considerado uno de los compositores, musicólogos y profesores más prestigiosos de la postmodernidad europea, Barber se define como alguien capaz de recorrer diferentes etapas. «Tuve una formación clásica completa, claro que sí. Estudié dirección de orquesta, composición, estética y muchas de esas bobadas que pertenecen a la vieja escuela. Pero terminé harto de tanto formalismo, de quienes opinan que la música es algo exquisito que solamente puede ser ejecutado por parte de los virtuosos en los auditorios».

Llorenç Barber ya está en Toledo y pasa revista a los quince campanarios que repicarán el sábado, como el de la iglesia de los Jesuitas. Es consciente de que en la ciudad hay decenas y decenas de campanas más. Algunas de ellas permanecerán mudas por razones lógicas (la mala accesibilidad, el riesgo para el monumento), pero otras es posible que callen debido a la falta de colaboración de quienes, como Fermín de Pas en La Regenta, se enseñorean desde sus torres sin contribuir a una propuesta cultural que requiere necesariamente de comunidad.

 Víctor Ballesteros
Víctor Ballesteros
Pulsa aquí para conectarte.
Si aún no estas registrado pincha aquí
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
La Tribuna de Toledo digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Ceres Comunicación Gráfica