La Tribuna de Toledo
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Autobuses

El Tajo propone el intercambiador de autobuses en la Vega

J. Monroy | TOLEDO - domingo, 23 de febrero de 2014
- Foto: Javier Pozo
La Asociación de Vecinos participará en un debate tranquilo sobre el sistema de autobuses. Propone alternativas para que no se reduzcan los servicios y promocionar los transbordos

jmonroy@diariolatribuna.com

La Asociación de Vecinos El Tajo ha tomado la palabra al concejal de Movilidad, Rafael Perezagua, y se plantea un debate profundo y tranquilo sobre el transporte público. Quizás lo más novedoso de su propuesta sea la posibilidad de que el intercambiador más importante no se sitúe en Safont, sino en otro lugar, quizás en la Vega. El portavoz vecinal, Emiliano García advierte además que si se van a producir ahorros con la concesión, se pueden eliminar así los recortes de viajes previstos en el documento inicial del IIIPlan de Transporte. En lo que stá de acuerdo la Asociación con el Ayuntamiento es en la necesidad de fomentar los transbordos de autobuses para mejorar el servicio. Habrá que estudiar dónde y de qué manera se hacen estos.
Los vecinos del Polígono expresaron en la última Junta de Distrito su negativa a que los ahorros que prevé el Plan de Transporte se hagan a costa de que sus autobuses, los de Azucaica y Valparaíso dejen de subir a Zocodover. Allí Perezagua, cedió a las pretensiones vecinales, como ya había hecho con Azucaica: las líneas 61 y 62 seguirán subiendo a Zocodover.
Sin embargo, Emiliano García, presidente de El Tajo, advierte que la solución no está en el «café para todos». Comprende que el objetivo del Ayuntamiento sea que los autobuses dejen de subir a Zocodover. Pero lo que hay que buscar son planteamientos diferentes, y que no se margine a ningún barrio concreto.
Además, advierte el portavoz vecinal, se da la circunstancia de que el intercambiador estará a cien metros del remonte mecánico, la misma distancia que a la parada de autobuses más cercana en la calle de la Carrera. Por lo tanto, igual no es tan rápido acceder desde allí a Zocodover.
García entiende que hay que abrir el debate y buscar alternativas, porque podría ser que no se tenga que supeditar todo el transporte público al remonte. Si el Ayuntamiento no quiere autobuses en Zocodover, no debe subir ninguno. Pero ha de haber alternativas, con lanzaderas continuas y gratuitas desde el intercambiador.
Otra cosa es dónde se instale el mismo. Porque si la escusa para que los autobuses del norte de la ciudad no vayan a Safont es que tendrían que hacer más recorrido, quizás tendrían que quedarse en el paseo de la Vega. «Quizás el remonte queda donde queda, pero no sea el lugar idóneo para el gran intercambiador de transporte, a lo mejor el lugar idóneo podría ser, con todas sus dificultades, la Vega, con tres dársenas por lado, con una lanzadera continua a Zocodover», explica García quien, no obstante, advierte que es sólo una primera propuesta a discutir. Hasta allí podrían llegar los autobuses del norte de la ciudad para acceder al hospital, y eliminar la línea 92. Se podrían recortar otras líneas, de forma que se produjera un ahorro para la ciudad, e incluso se podrían reducir frecuencias.

Transbordos. El nuevo intercambiador será la pieza clave, pero no la única, de la nueva política de transbordos en el transporte público de la ciudad. El Tajo pide un estudio profundo de transbordos, y adaptar con dársenas y facilidades los puntos en los que se realicen, para que los viajeros tan sólo se tengan que bajar de un autobús para subirse a otro.
Además, El Tajo entiende que no será necesario quitar frecuencias de autobuses para ahorrar dinero. Hay otras alternativas. Para ahorrarse un millón neto de euros, el borrador del Plan de Transporte reduce los 3,1 millones de kilómetros anuales actuales a 2,7. Muchos de esos kilómetros se suprimen quitando autobuses, con lo que aumentarían las frecuencias.
Sin embargo, tras la intervención de Rafael Perezagua en la Junta de Distrito del Polígono, El Tajo ve que tanto el concejal de Movilidad como el alcalde «son muy optimistas en cuanto a que van a conseguir una gran rebaja en la nueva concesión». La media en Urbanismo ha sido del 33 por ciento. Además, el alcalde ya anunció que la nueva empresa tendrá que concursar «con riesgo y ventura». De ahí que se podría reducir un millón de euros en el contrato. Con ese millón de ahorro, advierte García, no será necesario quitar servicios.

Incoherencias. Además, García encuentra algunas incoherencias en el borrador del III Plan de Transporte que habría que modificar. La Asociación de Vecinos encuentra una contradicción, porque si en su preámbulo el documento se establece como objetivos convertir al peatón en el principal protagonista de la movilidad y fomentar el uso del transporte público, más adelante, al buscar reducir costes, apuesta por reducir las frecuencias y kilómetros, lo que producirá una reducción de viajeros del 4,3 por ciento. García concluye que «el estudio ha ido a fomentar simplemente un ahorro, a costa de todo lo que sea».
Además, García entiende que el Plan de Movilidad se ha quedado obsoleto. A pesar de que en la Junta de Distrito lo negó Perezagua, García está convencido de que POM está directamente relacionado con los planes e Transporte y Movilidad. El desarrollo de la ciudad hace que haya tramos de kilómetros sin paradas ni nuevos viajeros.

 

No hay prisa para la presentación de propuestas para el III Plan de Transporte, según explicó el concejal Rafael Perezagua en la Junta de Distrito. Recuerda Emiliano García, presidente de El Tajo, que el transporte público de la ciudad está esperando dos grandes hitos, como son las escaleras mecánicas y el hospital. Pero no tiene claro que se vayan a poner en marcha al mismo tiempo. De ahí que haya espacio para estudiar las distintas líneas, y que quizás haya que hacer varias modificaciones.
El Tajo ya ha estudiado el documento del IIIPlan de Transporte, y ha realizado sus primeras propuestas. Pero su intención es hacer un estudio más a fondo y abrir el debate. No quiere ocurrencias en sus propuestas, sino hacer reuniones internas en la Asociación, o incluso una asamblea abierta al barrio, siempre con medios técnicos y proyecciones, para que todos los vecinos puedan opinar.
También quiere El Tajo cotejar todas sus propuestas con las demás asociaciones de vecinos de la ciudad en el seno de la Federación El Ciudadano, antes de la reunión conjunta que mantendrán con Perezagua. No en vano, advierte García, si se transforma la línea 92, se verán afectados Santa Bárbara, San Antón, Palomarejos y Buenavista. Por lo tanto, este debate afecta a toda la ciudad.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Toledo se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD