La Tribuna de Toledo
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

La cerámica más allá de Ruiz de Luna

Leticia G. Colao - domingo, 2 de diciembre de 2018
La cerámica más allá de RUIZ DE LUNA - Foto: Manuel Reino Berengui
Las nuevas generaciones de ceramistas, muchos ya con formación en la Escuela de Artes, suponen el impulso y la garantía de continuidad de la mejor artesanía talaverana

La cerámica contemporánea, ya en la década de los 60 y 70, tiene como maestros a los alfareros y pintores de la época de Ruiz de Luna y sus coetáneos. Muchos de ellos tienen que buscar nuevos trabajos al cierre de estos alfares, y pasan a La Purísima o al taller de Saso, mientras que otros muchos deciden adentrarse en una aventura empresarial formando nuevas fábricas.
Es el caso de Bernardo Corrochano y Mauricio Delgado -este último pintor de Ruiz de Luna-, quienes fundan ‘Artesanía Talaverana’ en 1966. Se acompañan de grandes alfareros y pintores también discípulos del de Noez, como Martínez Montoya, García Bodas o Spínola, que además de la experiencia, disfrutaron de la maquinaria, moldes, diseños e incluso piezas bizcochadas adquiridas a los hijos de Ruiz de Luna. «Son los maestros de los ceramistas actuales», explica Domingo Portela, experto de esta sección de ‘aTempora Talavera. 6.000 años de cerámica en Castilla-La Mancha’.
También González Durán enseñó su arte a sus hijos Antonio y Luis González Santamaría, Carlos Garrido, Antonio García Cerro o Alfredo Díaz Mancebo, que son grandes ceramistas en la actualidad.
La de los 60 es la década del ‘boom’ del turismo, por lo que la producción de gran calidad de estos discípulos o aprendices de Ruiz de Luna, convive con otras de menor entidad dirigida a las millones de personas que visitan España, y es origen de los cientos de piezas que se sacaban cada día a la antigua N-V convirtiéndose en grandes bazares de cerámica, y que aún hoy, en menor medida, perviven.
También en estos años surgieron otros talleres como Ceralfar, Mave, Cerámica Artística Santos Mártires, Timoneda o La Talabricense, un total de 12 ya en los 80.
De casi todos ellos hay ejemplos de su obra en la parte superior del Rafael Morales, piezas que beben del renacimiento de la cerámica en las primeras décadas del siglo XX,  algunas con un grado de perfección en el diseño y la pintura que nada deben envidiar. En estos años, y ante la influencia de otros materiales, la cerámica pasa a ser principalmente un elemento decorativo y varía en formas, colores y diseños.
La creación y puesta en marcha de la Escuela de Cerámica o Artes en 1982 introduce una formación reglada frente a la transmisión de conocimientos que hasta entonces se adquiría en los alfares. En estos primeros años surgen importantes ceramistas que suponen el presente y el futuro de la artesanía talaverana por excelencia, como Ana Fernández Pecci, Ramón González y Juan Carlos Albarrán, de Centro Cerámico Talavera; Mónica García delPino, de San Ginés, Fernando Berrendo o Carlos Alfonso Durán, entre muchos otros, que han conjugado la tradición con los nuevos tiempos y diseños adaptados al arte del barro.
De ellos son muchos de los premios del Certamen Nacional de Cerámica ‘Ciudad de Talavera’ y la Bienal Internacional, que se exponen en ‘aTempora’.
cerámica de autor. La cerámica evoluciona y lo hace a lo que se conoce como piezas de autor, «únicas, con un tratamiento y diseño especial y que normalmente son decorativas», explica Portela. Cada una lleva el alma del artista que la dio forma, y no se ciñen a ninguna regla.
En la provincia de Toledo fue Juan Mauricio Sanguino Otero, de Puente, el primero que se adentró  en este tipo de obra, que ahora tiene infinidad de maestros en toda la región. En Talavera, Centro Cerámico Talavera con sus piezas de grandes diseñadores que fueron iniciadas por el también talaverano Aitor Saraiba; Javier Arias del Pino y su ‘botijo bowl’, diseñado para el restaurante de Carlos Maldonado; Gustavo del Pino Rueda o los ‘macacos’ de JuanPedro Senovilla y Francisco Cedenilla.
El Scriptorium de Antonio Donoso, y las Construcciones Poliédricas de Arsenio David Martín son auténticas maravillas dentro de este tipo de cerámica. Las piezas ‘raspadas’ del conquense Pedro Mercedes o la Melibea de Luis del Castillo, de las más destacadas.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
La cerámica más allá de RUIZ DE LUNA Manuel Reino Berengui
La cerámica más allá de RUIZ DE LUNA - Foto: Manuel Reino Berengui
Grupo Promecal
La Tribuna de Toledo se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD