Alumnos del Princesa Galiana con traje de superhéroe

J.Monroy - lunes, 12 de noviembre de 2018
Alumnos del Princesa Galiana con traje de superhéroe
La ONU distribuirá a nivel mundial el juego 'Running out of time' en el que han colaborado alumnos del instituto y de la UCLM con Llere. El objetivo es salvar la sociedad del terrorismo, la corrupción y la trata de personas

El argumento bien daría para una película de superhéroes: una ciudad controlada por el terrorismo, la corrupción o la trata de personas, a la que hay que salvar contrarreloj. Pero en este caso, no lo van a hacer magnates filantrópicos, como Batman, ni marginales superdotados, como Daredevil, sino la sociedad en su conjunto. Sólo la acción cooperativa de los jugadores podrá detener el avance de estas lacras sociales. Éstos encarnarán a agentes sociales representativos como la comunidad, como los poderes públicos, los cuerpos y fuerzas de seguridad o el poder judicial, y a las propias víctimas. Juntos colaborarán para resolver pequeños retos mientras tratan de evitar que la ciudad acabe cayendo en las garras del crimen.
Estudiantes del instituto Princesa Galiana, y con futuros mediadores y educadores sociales de programas formativos de la Universidad de Castilla La Mancha (UCLM), además del Grupo de Investigación y Educación en Sociedad (GIES) de la misma Universidad han colaborando con la Asociación Socioeducativa Llere en el juego ‘Running out of time’, encargado nada menos que por las Naciones Unidas, que lo distribuirá a nivel mundial el próximo año. El juego consiste en una carrera contra el tiempo por salvar una ciudad y a sus habitantes ante delitos tan relevantes como el terrorismo, la corrupción o la trata de personas.
El proyecto comenzó en marzo de este mismo año. Cuenta con la financiación de la Oficina de Naciones Unidas para la lucha contra la Droga y el Crimen (Unodc) dentro de la convocatoria Education for Justice (E4J), que surgió fruto de los compromisos de la Declaración de Doha (2015). La labor de diseño ha corrido a cargo de Gabriel González Serrano de los Estudios Dhijo, que ha realizado una excelente labor artística para los contenidos y materiales del juego. A lo largo de estos meses, Llere ha estado enfrascada en el desarrollo y testeo del juego de mesa, con el que docentes y educadores podrán sensibilizar a los más jóvenes acerca de crímenes que atentan contra la dignidad y los Derechos Humanos. Todo ello, ha sido posible gracias a los alumnos del Princesa Galiana, de Santa Bárbara, y de la UCLM. Además el GIES ha hecho el asesoramiento pedagógico.
Proceso creativo. La ONU, apunta César Arroyo desde Llere, viene trabajando desde la Declaración de Doha, entre otras cuestiones, en la lucha contra el crimen de términos generales,  y en específico en temas como la corrupción, tráfico de personas, la violencia o el acceso a la justicia para la prevención. En ese ámbito la Oficina contra la Droga y el Crimen ha diseñado una propuesta para tratar de trabajar todos estos asuntos con  los más jóvenes y sensibilizarlos de cara a un futuro. Además, quiere contar con la colaboración de las entidades sociales, que serán las encargadas de diseñar un juego de mesa contra la corrupción, terrorismo, tráfico y trata de personas. La institución internacional lanzó en el año 2017 la convocatoria de propuestas Education for Justice (E4J) para financiar el desarrollo de un juego en que se pudiera tratar de un modo lúdico pero también crítico temas tan relevantes como la prevención del crimen, el terrorismo o la corrupción. Este material se destinará a jóvenes de entre 13 y 17 años y, una vez desarrollado, su difusión será a nivel mundial.
Los objetivos que Llere ha buscado con este trabajo son, por un lado, elaborar un juego en el que se puedan percibir los efectos sobre las personas y a nivel global de estos delitos, pero también hacer pensar a los jóvenes que lo elaboran. El instituto del barrio de Santa Bárbara ha hecho las aportaciones y percepciones de los estudiantes. Allí Llere ha trabajado con los adolescentes, para ver cómo entienden ellos que el juego puede tener un efecto realmente motivador y que transmita los contenidos deseados. Explica Arroyo que ha sido una labor muy interesante, en el que prácticamente se partía de cero. La mayoría de los jóvenes había jugado a juegos tradicionales, pero este era un juego más complejo, incluso, de roles. Tampoco conocían demasiado la temática del terrorismo o la corrupción. De forma que, entre todos, se ha trabajado por un lado en la compresión de los conceptos, lo que ha servido para redirigir los contenidos pedagógicos del juego. También se ha hablado de juegos de mesa, para ver el impacto de los contenidos, a ver si son comprensibles. Después de varias sesiones, y de los últimos test, Arroyo muestra su satisfacción por el trabajo con los jóvenes.
Al tiempo, la Universidad ha aportado con su experiencia y conocimiento en pedagogía, para que los contenidos estén bien estructurados, tengan coherencia y sea más redondo. Han contribuido instituto y UCLM de este modo a consolidar el proceso creativo y posibilitar su jugabilidad con el colectivo a quien va destinado.
Tras estos tests, los responsables de la Oficina de Naciones Unidas para la lucha contra la Droga y el Crimen han visto la complejidad del proyecto, que nada tienen que ver con otros presentados, y han decidido que se hagan algunos tests más en el instituto y otras instituciones. Pero la idea es, apunta Arroyo, que antes del 15 de diciembre quede cerrado por completo, y a partir de ahí, el año que viene, la ONU destine recursos para la impresión y la distribución mundial.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Toledo se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD