La Tribuna de Toledo
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

sábado, 20 de diciembre de 2014
Local

'Papito' para rato

m.g. | TOLEDO - viernes, 16 de agosto de 2013

Compartir > >
Compartir esta noticia en Tuenti Compartir esta noticia en Meneame Compartir esta noticia en Buzz Compartir esta noticia en Windows Live Compartir esta noticia en Delicious
Miguel Bosé ofreció un intenso y llamativo concierto de cierre de gira en la carpa de La Peraleda a pesar del sofocante calor y de la mala acústica del recinto. 2.500 personas corearon sin parar los éxitos de sus últimos 30 años

mgarcia@diariolatribuna.com

‘Tirar pa’lante hasta que el corazón aguante…’ Hay ‘Papito’ para rato y Miguel Bosé lo sabe. El cantante se disimuló con su banda delante de una imponente pantalla led con los primeros acordes, pero el público sabía de sobra que tocaba ‘Mirarte’, una canción con potentes cambios de ritmo que avisó que la noche prometía. A continuación, ‘Duende’ y ‘Nena’…Y 2.500 personas recogidas en la carpa de La Peraleda, con capacidad para 500 más, coreando sin descanso, entregadas a un Miguel Bosé de aspecto canalla, vestido con un traje de levita, chaleco y camisa a cuadros que caminaba con sensualidad de lado a lado del escenario regalando alguna sonrisas, de las que sabe que llegan.
Y la ‘Nena’ del concierto fue Helen de Quiroga, cantante y corista que acompaña a Bosé en sus giras desde hace muchos años, que se arrancó con un solo y su chorro de voz sorprendió a más de uno que esperaba poco después volver a escucharla en un dueto con ‘Papito’. Pero algunos despistados pensaron que se trataba de alguna cantante invitada, ya que en algunos conciertos suele compartir minutos de escenario con voces de sus discos ‘Papito’ y ‘Papitwo’.
Bosé se entregó “en una noche mágica”, como la definió él mismo cuando saludó al público, pero no se encontró cómodo del todo en el escenario por la intensa temperatura que horneó la carpa y, sobre todo, por la mala acústica del recinto que no le dejaba cantar como a él le gusta los éxitos de los últimos treinta años. El cantante se echó mano varias veces al pinganillo del sonido para acomodarse, pero el sitio no daba para más.
También el público sufrió lo suyo intentando entender las letras de sus mejores baladas, pero ‘Linda’ se confundía con la música y ‘Amiga mía’ se perdía en las primeras filas a pesar de que la gira prometía “potenciar la capacidad técnica y contar con un sonido más potente incorporando lo último de lo último”, como ha comentado el artista en más de una entrevista.
Y potencia había, sin duda, pero costaba entender los comentarios de Miguel Bosé y algunas de las letras, como le ocurrió también a Eva Amaral en las ferias de agosto del año pasado. Aun así, el buen rollo y las ganas de cantarlo dejaron a un lado las deficiencias técnicas de una carpa cubierta que sigue jugando malas pasadas en los conciertos porque hasta el cantante se dio cuenta que su espectáculo no lucía igual que cuando ofreció su ‘Papitour’ hace años en una plaza de toros abarrotada.
Y llegó ‘Bambú’, una auténtica revolución de luces y sonido. Y ‘Sevilla’, ‘Morena mía’ y otros muchos éxitos que demostraron que el polifacético Bosé tiene tirón, porte y algo enigmático en el escenario. Además, sabe que la fórmula de su ‘Papitour’ engancha y en esta nueva gira explota las mismas coreografías, aunque ahora la banda se implica más, y prácticamente el mismo repertorio, aunque en otro orden, salvo por un par de temas nuevos: ‘Aire soy’ y ‘Estuve a punto de’, ésta última del disco ‘Cardio’ (2010).
‘Papito’ comenzó puntual, minutos después de que el alcalde cortase la cinta inaugural de las fiestas, pero el público empezaba a impacientarse por el calor, aunque los miembros de Protección Civil ayudaron a sobrellevarlo repartiendo botellas de agua, un gesto que se agradeció, sobre todo, en las primeras filas, fuera de la zona VIP, el espacio reservado junto al escenario para quienes pagaron prácticamente el doble a cambio de un sitio desahogado.
Sin embargo, un buen número de ellos se indignó con la organización y protestó a la entrada del recinto porque las puertas no se abrieron a las 20 horas como decía el cartel del concierto, sino media hora más tarde pese a que en la entrada se prometía un ‘acceso express’. Pero el enfado se esfumó pronto.
Cierre de la gira. ‘Papito’ también cantó en contra de la guerra. “Soy un hombre de paz y con paz”, soltó antes de entonar ‘Partisano’, su himno antibelicista, porque siempre que puede pide paz para todos aquellos países en conflictos bélicos.
Tras casi dos horas de concierto, llegó el momento estrella, su ‘Bandido’,  justo después de la primera despedida. Bosé se dejó querer y la canción comenzó dos veces y se interrumpió el mismo número para dar intriga. Sorpresas aparte, ‘Papito’ dejó claro que lo suyo es provocar y reinventarse. Y que Toledo le despedía a lo grande, así que el regalo fue mutuo y cantó varias canciones más de las previstas.
Y nada mejor para cerrar un concierto que ‘Te amaré’, su carta de amor adolescente, y ‘Por ti’, una canción con un bonito mensaje para que cada uno se la dedicara a los suyos, a los que están y a los que se marcharon lejos. Quizá él se la cantó a su madre porque Lucía Bosé, con su extravagante azul de pies a cabeza, siguió el concierto con entusiasmo junto al equipo de sonido…¿Se apuntará también a un ‘Papithree’?

 Víctor Ballesteros
Víctor Ballesteros
La Tribuna de Toledo de siempre, ahora en tu dispositivo Android. Lee �La Tribuna de Toledo�, ahora en tu iPad. La Tribuna de Toledo en Kiosko Promecal
Pulsa aquí para conectarte.
Si aún no estas registrado pincha aquí
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
La Tribuna de Toledo digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Ceres Comunicación Gráfica