El barrio de los Conventos, destino VIP

J.S. - lunes, 22 de octubre de 2018
La duquesa de Franco, junto a Rafael Carmena responsable de ‘Entre dos aguas’ y Gabriela, jefa de Recepción.
Carmen Martínez-Bordiú se alojó este fin de semana en el hotel boutique 'Entre dos aguas', comió en El Embrujo y no resistió la tentación de las croquetas de Korokke

El barrio de los Conventos está de moda. La zona de ocio y gastronomía del Casco histórico comprendida entre las calles Tendillas y Real se convirtió este fin de semana en el destino de Carmen Martínez-Bordiú, duquesa de Franco, y de su novio, el neozelandés Timothy McKeague.
La mediática pareja estuvo alojada en ‘Entre dos aguas’ el hotel boutique ubicado en la casa que adquirió Paco de Lucía en la plaza de Santo Domingo el Antiguo, desde cuyos balcones se ‘toca’ la iglesia de Santa Leocadia y que sirvió al artista para encontrarse con la inspiración para crear su exitoso álbum ‘Cositas buenas’ (2004).
Carmen y Timothy se alojaron en la ‘suite Maestro’, estancia en la que dormía Paco de Lucía cuando recalaba en su casa toledana e hicieron vida por el barrio. Así que no quisieron perderse la gastronomía que ofrecen dos de los establecimientos más conocidos de la zona.
La taberna ‘El Embrujo’ fue el destino gastro del mediodía del sábado. Allí tuvieron la oportunidad de saborear dos de las especialidades ‘obligadas’ de la casa que regentan Adrián y sus hijos Raúl y César: el venao a la plancha y los chipirones encebollados.
Ya por la tarde hubo tiempo para el flamenco del bueno. Carmen  Martínez-Bordiú y su novio participaron en las ‘Tardes de flamenco’ que el hotel ‘Entre dos aguas’ ofrece todos los sábados. Allí pudieron disfrutar con el arte de Canela y Cía y de Facundo Petruccelli, artista invitado para la ocasión.
El domingo sirvió a la pareja para disfrutar de las calles de Toledo. Para hacer un descanso no dudaron en sentarse en la terraza del Korokke, como unos turistas más, para degustar sus variadas croquetas tanto saladas como dulces.
Pero, sin duda, la sorpresa del fin de semana llegó el domingo por la tarde. Carmen Martínez-Bordiú recibió la visita de una amiga muy especial: Agatha Ruiz de la Prada. La diseñadora se acercó al hotel donde estaba alojada la ‘nietísima’ con su actual pareja Luis Miguel Rodríguez, empresario madrileño dedicado al sector del desguace. El dueño de Desguaces La Torre vivió un romance como Carmen Martínez-Bordiú antes de empezar una nueva relación con la exmujer del periodista Pedro J. Ramírez.  La instantánea de las dos parejas juntas  tiene su ‘morbo’ y, a buen seguro, la prensa del corazón se hubiera peleado por tenerla.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Toledo se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD