La Tribuna de Toledo
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Vivir
Alberto Arcos • Actor, bailarín y coreógrafo

«Griegos y romanos sabían vivir con enorme intensidad»

ADM - lunes, 27 de septiembre de 2010
Encarna al esclavo griego Aetos en la adaptación libre de "El Satiricón", una co-producción de Guirigai Teatro y del Festival de Mérida con la que ayer se inició el XVIII Ciclo de Teatro Clásico en Toledo.

Alberto Arcos encarna a Aetos, «uno de esos esclavos griegos cultos y refinados que daban mayor altura social a las familias romanas que los tenían», en la versión libre de "El Satiricón" que el pasado domingo se celebró en pleno corazón del Casco Histórico de Toledo. Una historia sobre nuevos ricos que pretenden ascender en el escalafón, máscaras ansiosas por disfrutar de los placeres sensibles, en la más pura tradición de las antiguas atelanas heredadas del mundo etrusco.

No es la primera vez que representa clásicos. Ha participado recientemente en "Lisístrata" y en "El proceso por la sombra de un burro", obras muy diferentes que coinciden con "El Satiricón" en ofrecer una mezcla de referentes grecorromanos y sátira de costumbres.

Son dos obras estupendas. "El proceso..." la hicimos este año en la escuela de teatro Bululú 2120, de Madrid. "Lisístrata", por otro lado, también en versión libre, fue el espectáculo más visto en toda la historia del Festival de Mérida. La verdad es que me gusta el espíritu de las dos. Creo que griegos y romanos eran capaces de vivir la vida con enorme intensidad. En el caso de "El Satiricón", escrito por Cayo Petronio en el siglo primero, en época de Nerón, se palpa el florecimiento y la decadencia de una sociedad. Se habla de las fiestas, del sexo, de los nuevos ricos, de los esclavos... Hay mucho de la vida cotidiana. Fellini representó siglos después este mismo espíritu como un ansia por la vida sin pensar en el mañana. Los políticos del momento, la época del "pan y circo", alimentaban este espíritu: conocían los gustos del público y le daban lo que quería para conseguir así sus objetivos.

Durante la presentación de este espectáculo puntualizó que se trataba de "teatro de calle", no de un simple "pasacalles". ¿Les ha sido difícil romper por completo la cuarta pared, rodeados por completo por el público?

Bueno, ésta es la principal diferencia de "El Satiricón" en comparación con "Lisístrata", adaptación que fue realizada para ser representada en sala. La verdad es que el teatro de calle me imponía respeto al principio, porque a diferencia de los platós o de los escenarios se desarrolla en un espacio totalmente abierto. Hice algo parecido en Nueva York, una versión de "El sueño de una noche de verano" ambientada en los ochenta que se desarrollaba con casi total interacción con el público en el interior de una discoteca, pero en este caso "El Satiricón" es una experiencia totalmente nueva, algo que encanta sobre todo a los niños. Disfrutan enormemente con las máscaras, te siguen, te miran, se interesan por el espectáculo... De eso se trata. Cuando representamos una lucha de gladiadores, un pronóstico de augures o una venta de esclavas pedimos al público que participe, le invitamos a ser uno más dentro del espectáculo.

En este caso, la estrechez de las calles de Toledo habrá sido todo un reto para un espectáculo de calle...

Sí y no. Es cierto que "El Satiricón" está concebido para ser representado en espacios puntuales, en plazas abiertas como las de Zocodover, San Vicente y del Ayuntamiento. Pero eso no quiere decir que renunciemos a las calles entre esos espacios. Agustín Iglesias, cuando adaptó a Petronio, no vio las calles como un mero recorrido, sino una forma de extender la dramaturgia a todo el espectáculo.

¿Cómo ha sido su relación con el adaptador, tanto como intérprete como coreógrafo?

Estupenda. Agustín es un auténtico monstruo del teatro, que se implica en todo y lo disfruta todo. Nuestra relación ha sido entrañable, porque se trata de una persona muy cercana y sincera, que te contagia el entusiasmo por el proyecto. Él fue quien me pidió que le ayudara con los movimientos de los actores, para trabajar el ritmo conforme a la música. Creo que los dos nos hemos entendido bien. Y lo mismo digo del resto de miembros de la compañía. Guirigai Teatro es un grupo especial: son muy familiares, pero al mismo tiempo muy serios y profesionales, y esa mezcla es muy de agradecer.

¿Qué puede contarnos de la música del espectáculo?

Es una mezcla interesante, a base de instrumentos de percusión y de dulzaina. En época romana los instrumentos de viento eran muy utilizados, por lo que en cierta manera -aunque ha sido creada expresamente para el espectáculo- tiene una vinculación directa con ese momento histórico. Es una melodía adaptada a la dramaturgia y sobre todo muy festiva, muy de calle, en la línea de la tradición mediterránea, no sólo de época romana, sino también actual.

Hemos hablado de la coreografía y la música del espectáculo, dos elementos que usted conoce bien porque ha tocado muchos palos en el terreno de las artes escénicas.

Me han interesado muchas cosas, es cierto. Comencé haciendo clásico español, con el Ballet de María Rosa, y de ahí pasé a diferentes formatos. He trabajado para televisión, como bailarín y como coreógrafo, en "Noche de fiesta", con Cruz y Raya, "El Conciertazo"... He trabajado bastante y he estudiado mucho. En su momento me interesé por la danza-teatro. También por la danza barroca, así que me fui a Francia a aprenderla. A diferencia de otros actores, que se especializan en determinados campos y no los abandonan, a mí lo que más me gusta es explorar diferentes campos. Otra de mis facetas es la de los musicales, como "Peter Pan", "El diluvio que viene"...

También ha participado en series de televisión y últimamente se ha interesado por el cine.

Este año he hecho una película, "Los exhibicionistas", con Ernesto Alterio y Goya Toledo, que se estrenará en unos meses. Ahora tengo también algún proyecto nuevo de televisión, pero en general sigo trabajando mi faceta como bailarín. Me interesa lo que tiene que ver con el movimiento, pero en general me gusta disfrutar de todo en esta profesión.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
La Tribuna de Toledo digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol