La Tribuna de Toledo
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Provincia
Unidad de Conductas Adictivas

Chicos de 14 años con trastornos graves producidos por cannabis

latribunadetoledo.es - domingo, 23 de octubre de 2011
También se trabaja con conductas adictivas sin sustancias: ludopatías por juegos en red o por el sexo. Estos últimos son casos muy puntuales, cuyo perfil es el de un varón de mediana edad

Si el alcohol, la cocaína y la heroína suponen el 90% de los casos que acuden a la Unidad de Conductas Adictivas de la provincia de Toledo, el 10% restante, implica el consumo de cannabis (un 7%) y la existencia de otras adicciones sin sustancias. Ángel Díaz Ruano, jefe de servicio de la unidad, ha podido comprobar cómo están llegando casos de niños de 14 ó 15 años con grandes trastornos de la personalidad y mentales producidos por el consumo del cannabis. Asegura Díaz Ruano que esta sustancia «en los últimos años está generando importantes problemas por el uso solo suyo, sin estar asociado a otras drogas más graves». Está demostrado, indica, que hay un polimorfismo genético que tiene predisposición a la enfermedad mental y el cannabis lo saca a relucir. Los chicos llegan a la unidad acompañados de sus padres, con unos cuadros psicológicos graves que no se deben al consumo extremo de esta sustancia, a lo que antes llamaban la psicosis cannábica, producida, sobre todo por el consumo del aceite. Los menores consumen el típico porro con la hierba seca de la plata o el llamado chocolate (la extracción de la parte vegetal), que tiene menos principios activos que el aceite, pero los cuadros psicóticos que presentan son amplios. Son niños que están en el colegio, normalmente bien educados, estudiosos, amables, simpáticos, que se vuelven irascibles, dejan el colegio, se mueven con otras amistades, de forma desmesurada, no por la edad en la que se encuentran. «Se ve clarísimo, a nivel clínico», explica Díaz Ruano, quien afirma que «si él es capaz de dejarlo, cambia otra vez el carácter».

Adicción sin sustancia. Pero las adicciones no son sólo con sustancia. En los últimos años desde la Unidad de Conductas Adictivas se tratan una serie de patologías que tienen que ver con la ludopatía, internet y los casos más nuevos, el sexo. Todas ellas representan tan solo un 3% del total de casos. En la ludopatía, si antes el paciente acudía por problemas de dependencia con las típicas tragaperras, actualmente llegan casos de ludopatía a través de los juegos de internet, como el póquer, en jóvenes de 18 años.

El sexo, también es una adicción, cuando crea una dependencia y además, por norma general, quien lo padece, no disfruta de ello. En la provincia de Toledo se cuentan con los dedos de una sola mano los casos de este tipo. Los lleva directamente Díaz Ruano. Son hombres, que comienzan en internet cateando, en páginas de sexo, pasando después a citas reales y siendo «dominado» por su adicción. Suelen ser pacientes varones de treinta o cuarenta años, personas muy establecidas, con familia, hijos, con su profesión y por causa de esta adicción, «lo pierde todo».

Hay quien se pregunta cómo tratar estas adiciones al no tener un desencadenante en una sustancia. Lo explica el jefe de servicio de la Unidad, que a la vez es psiquiatra: el cerebro funciona de la misma manera. Al conseguir el objetivo, los neurotransmisores funcionan de la misma manera que si se aplica una sustancia, ya que el paciente recibe una recompensa neuroquímica.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
La Tribuna de Toledo digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol