La Tribuna de Toledo
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

17 de julio de 2018
Opinión
Desde el Tajo

Cuatro hombres con valores

Carlos Martín-Fuertes - domingo, 23 de octubre de 2011

El pasado viernes, en el palacio de Benacazón de Toledo, el CCM-Club Atletismo Toledo, celebró su Asamblea Anual en la que hizo entrega de premios y galardones a personas que estuvieron o están vinculadas de alguna manera al atletismo de manera especial. Estos fueron: Fernando Fernández Gaitán, exconcejal de Deportes de Toledo; Antonio Ruano, atleta veterano y exconcejal de Deportes de Mocejón; Francisco Caballero Rivera, exconcejal de Deportes de Sonseca y Luciano Soto García, exalcalde de Burujón y tesorero del CAT.

Al margen de las discrepancias, supongo que menores, que la concesión de los premios a estas personas haya podido suscitar, quiero glosar un elemento común que tienen: grandes valores humanos que les llevaron en su día a ocupar esos cargos citados. De Fernández Gaitán poco vamos a decir nuevo de él a estas alturas. Concejal varias legislaturas y otras en la oposición lleva toda su vida en el atletismo y es el padre y precursor del atletismo toledano, además de embajador de éste en Madrid.

Antonio Ruano es, para muchos, desconocido, pero hemos de saber que cuando el Cross de la Espada Toledana no encontraba apoyos en la Ciudad Imperial, él, desde sus posibilidades ofreció Mocejón para seguir manteniendo la carrera y no se extinguiera. Mocejón fue sede en más de una ocasión y la carrera sigue viva. Él y Mocejón han tenido mucho que ver. Paco Caballero ha sido el motor impulsor del Cross del Mazapán, una carrera con escaso coste, pero muy importante para las categorías menores y la promoción. Al dejar la primera línea- lógico por el desgaste- la carrera se ha resentido y es de esperar que vuelva a encontrar el hueco que merece. Caballero fue representante del atletismo regional en la Federación Española gozando de buena reputación entonces la región. Además, fue presidente regional y un inoportuno contratiempo de salud hizo que dejase el cargo.

Luciano Soto- del que aún no se ha escrito la última línea- es un todo terreno. Cuando fue alcalde de Burujón salieron de ese minúsculo pueblo atletas de categoría nacional, en mujeres también, lo que es aún más meritorio Cuando abandonó la vida rural y vino a la capital accedió a ocupar el cargo de tesorero y más labores anónimas que ejerce. Es un ejemplo y un lujo que el club cuente con él. Todos estos hombres son personas con valores incalculables, especies a extinguir en un momento de la vida, en que lo que prima es el vil metal y poseer más y más.

Grupo Promecal
La Tribuna de Toledo se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol