La Tribuna de Toledo
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

17 de julio de 2018
Local
Ley antitabaco

Los hosteleros se interesan por las terrazas para paliar el efecto de la ley

S.B.F. - viernes, 14 de enero de 2011
El Ayuntamiento de Toledo ya ha recibido las primeras quejas de ciudadanos por el ruido que provoca el denominado "cigarrón"

Toda nueva ley requiere un tiempo de adaptación pero el endurecimiento de la Ley antitabaco ya suscitó reacciones desde el primer día de su puesta en marcha. Los hosteleros intentan buscar soluciones para paliar el efecto de la Ley que, mucho temen, puede traducirse en importantes pérdidas. Los hosteleros de Toledo han decidido ir al Ayuntamiento y, de hecho, el portavoz del equipo de Gobierno del Consistorio toledano, Rafael Perezagua, confirmaba ayer que han crecido en los primeros días de este año las consultas acerca de la instalación de terrazas en los establecimientos de hostelería y restauración.

Recordó, sin embargo, que la concesión de licencias de terrazas es en algunos casos estacional o temporal y en otros incluso anual y cada cual tiene sus requisitos. Además, matizó que en los próximos meses habrá que analizar la demanda, sobre todo las solicitudes anuales, y estudiar cada caso pues no se puede generalizar. «No es lo mismo Santa Teresa y el Casco Histórico», dijo, ya que en el Casco muchas de las calles no tienen aceras y otros barrios de la ciudad están mejor organizados desde el punto de vista urbanístico.

Por su parte, el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, coincidió con el portavoz en que habrá que ver uno a uno cada caso y los planteamientos que hacen los hosteleros. «Lo que tengo claro es qué no haré, porque tenga las elecciones a la vuelta de la esquina, decir que sí a cualquier cosa que me pidan».

Por otro lado, desde el primer día en vigor de la ley se produjeron hechos anecdóticos que trató de sobrellevar la Policía Local pero a partir del segundo día la competencia fue asumida por la Policía Nacional al tratarse de un asunto de seguridad ciudadana. No obstante, Perezagua aseguró ayer que le consta que al Ayuntamiento han llegado algunas quejas ciudadanas procedentes de determinados puntos de la ciudad, no tanto por la suciedad sino por el ruido que se produce al salir a la calle y practicarse lo que se ha dado en llamar el "cigarrón".

El edil señaló que los fumadores deben tener en cuenta al salir a la calle que el murmullo puede molestar, puesto que si éste llega a ser excesivo será aplicada la ordenanza municipal. Desde su punto de vista, al principio estas conductas pueden llamar la atención pero con el tiempo se recobrará la normalidad y «nos acostumbraremos a estar en la calle los que fumamos».

Grupo Promecal
La Tribuna de Toledo se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol