PABLO CASADO

"No descartamos presentar una moción de censura"

EFE - jueves, 7 de febrero de 2019
"No descartamos presentar una moción de censura" - Foto: BALLESTEROS
Siete meses después de conquistar el liderazgo del PP, al palentino no le tiembla el pulso para hacer una oposición dura a Sánchez que, a los ojos de gran parte de la opinión pública, hace demasiadas concesiones a las formaciones secesionistas

El tsunami con epicentro en La Moncloa que se produjo el pasado martes cuando anunció que habría conversaciones con la Generalitat catalana para tratar temas como la autodeterminación o los presos secesionistas y habría un mediador, tuvo su eco en el PP, Ciudadanos y Vox, que han convocado una manifestación en defensa de la unidad de España el próximo domingo en la Plaza de Colón de Madrid. Para el líder popular, Pablo Casado, hay que aplicar un artículo 155 más duradero y con un ámbito competencial extenso, a diferencia del que se aprobó en 2017, y que, además, derive en procedimientos judiciales contra las resoluciones «injustas» del Gabinete regional.
 ¿Qué le parece la figura del relator?
Es la etapa más lamentable de las últimas décadas en España y se han traspasado todas las líneas rojas. La legislatura está acabada y el Gobierno está deslegitimado para seguir un día más en La Moncloa. El hecho de que se acepte una mediación entre una autonomía y el Reino de España es ignominioso para la Historia de este país e inhabilitante para un presidente que tiene 84 escaños y que ha mentido, porque dijo que la moción de censura era para convocar elecciones. Por tanto, debe hacerlo de inmediato y, si no lo hace, no descartamos ningún mecanismo para forzarle a cumplir con su palabra y a escuchar el clamor de la sociedad. Si no rectifica, tendremos que llamar a los españoles a la calle.
 ¿Y la moción de censura?
No descartamos nada, porque lo que está pasando en España es lo más grave desde el 23-F. Por eso hay un juicio al procés. Lo que hemos visto desde agosto es la rendición del Estado, y ahora mismo Sánchez reconoce que se le entregó un documento de 21 medidas en un encuentro en Pedralbes de tú a tú con un supremacista racista y fanático como Torra. Es tan grave que no descartamos nada, porque estamos ante una actuación de felonía, de alta traición a España. ¿Considera que la oposición legítima, que le saca 50 escaños y una mayoría absoluta en el Senado, vamos a estar cruzados de brazos? Esta persona es una calamidad. ¿Qué piensan Page, Lambán, Guerra y González? No opina nada Zapatero porque hizo lo mismo en 2008.
¿Sigue creyendo que Pedro Sánchez es partícipe de un golpe de Estado, como le dijo en octubre?
No dije eso, dije que si no ponía orden en Cataluña estaba siendo responsable del golpe al Estado que se estaba produciendo en Cataluña y, si el Gobierno no solo no hace nada, si no que está colaborando o ocultando una negociación, como se ha visto con Torra, no solo es partícipe y responsable, sino que es cómplice. ¿Pero qué es esto de un presidente se reúna de tú a tú con una autonomía presidida por delincuentes?
Delincuentes aún no...
¿Quién manda en la Generalitat? Puigdemont, un prófugo de la Justicia por haber cometido supuestamente delitos de altísimo coste penal y le ha sustituido Torra, que está utilizando medios públicos para la independencia. Y, si por mí fuera, ya estaría activado el 155 que, además, derivaría en procedimientos judiciales contra las resoluciones que se han cometido a sabiendas de que son injustas. Porque el delito de prevaricación también es un delito.
Aznar designó unos enviados que se reunieron con ETA en una mesa en la que había un mediador o relator, que era el obispo de San Sebastián de entonces...
No, el Gobierno de Aznar, como todos los de la democracia, lo que hizo es, una vez que ETA propuso dejar las armas, escuchar cuándo las abandonaban y cuando la banda intentó explicar o negociar, levantarse de la mesa y derrotarla. No negoció nada. En esa mesa lo que había era unos representantes de un líder al que le reventaron el coche con una bomba y le intentaron disparar dos misiles a su avión presidencial. Un respeto al señor Aznar, que es víctima de ETA. No es un presidente que negociara con ETA como hizo Zapatero. A la organización criminal la venció el PP cortando la financiación internacional, declarando a Batasuna una organización terrorista, etcétera. Por tanto, equivalencias sobre la lucha antiterrorista...
Solo a los efectos que había un mediador en la mesa.
Ahí hemos dado con una clave, la agenda que estamos viendo en Cataluña es la de ETA. Es decir, la del nacionalismo que se alía con la izquierda acomplejada y apaciguada pensando que algo tiene que dar a la izquierda para intentar resolver ese desequilibro de una Transición y de un advenimiento a la democracia en el que las cartas estuvieron marcadas. Es la gran falacia de la izquierda nacional, el intentar ver la Transición como un pacto que se cerró en falso. Por tanto, que ahora mismo la izquierda de Sánchez, como la de Zapatero, intenten reescribir la Transición, cediendo a los nacionalistas, antes a los etarras, ahora a los borrokas catalanes, es un error histórico. Esto es algo que como líder de la oposición no voy a tolerar.
¿Cómo garantizar que el 155 que propone, más duro que el anterior, no va a provocar más tensión y más independentismo en Cataluña?
Si es que es igual, si es que no hay más alternativa, esto de jugar a la interpretación política... Tiene que ser un 155 duradero, no como impuso Ciudadanos, que era solo para convocar elecciones, y un 155 con un ámbito competencial extenso no como impuso el PSOE sin entrar en Interior, Educación, y en medios de comunicación.
Y que aceptó Mariano Rajoy.
Bueno, en aras de ir con un consenso que yo ahora mismo no buscaría.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Toledo se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD